Pfizer compra Hospira por US$17.000 millones

Ayer, Pfizer aceptó comprar Hospira, una productora de drogas inyectables y biosimilares, por aproximadamente US$17.000 millones. Es su primer gran negocio desde que el año pasado falló en su intento por comprar AstraZeneca.

La compañía con sede en Nueva York acordó pagarles a los accionistas de Hospira US$90 por acción, que es un bono de 39% con respecto al precio de cierre del miércoles.

Ian Read, el director ejecutivo de Pfizer, dijo que la transacción aumentaría los ingresos y el crecimiento para el negocio farmacéutico establecido del grupo. “La adquisición propuesta de Hospira demuestra nuestro compromiso por utilizar prudentemente nuestro capital para crear valor al accionista y lograr incrementos en los ingresos y en el crecimiento a corto plazo de las ganancias por acción”, dijo.

Para Pfizer, la adquisición les da una salida alternativa a algunas de sus enormes reservas en efectivo, luego de la inútil búsqueda el año pasado por hacer una compra en el extranjero.

Es el primer gran negocio del grupo desde el fallido intento en mayo de comprar AstraZeneca, por £69.400 millones. Desde entonces, Pfizer ha estado ligada a una amplia variedad de otros activos, al tiempo que busca nuevas fuentes de crecimiento.

La decisión de hacer una gran compra en los EE.UU. se da luego de una persecución por parte de la Casa Blanca a las llamadas “inversiones tributarias”, del tipo que habrían hecho que Pfizer trasladara su base tributaria al Reino Unido, de haberse logrado un acuerdo con AstraZeneca.

Read ha dicho que considera que es posible hacer inversiones, pero que resultan menos atractivas luego de que el Tesoro cambiara las reglas, haciendo más difícil ahorrar en impuestos trasladándose a otro país.

El negocio le sigue a un año que vio una ola de fusiones y adquisiciones en el sector farmacéutico, al tiempo que los fabricantes de drogas intentaron aumentar la eficiencia y el crecimiento de sus empresas. El bono de 39% al cierre de la acción de Hospira puso de relieve las altas valoraciones que se necesitan para asegurar los activos.

Read dijo a principios de esta semana que Pfizer estaba “favoreciendo acuerdos con el potencial de crear valor en el corto plazo”, en lugar de invertir en activos más arriesgados.

Hospira es la productora más grande del mundo de drogas inyectables genéricas y construye una fuerte posición en uno de los mercados nuevos más importantes, el de biosimilares, que son las medicinas que intentan copiar los tratamientos biológicos a un precio más bajo.

Se espera que los biosimilares se conviertan en un mercado mundial de miles de millones de dólares, al tiempo que las exitosas drogas biológicas de primera generación, que se derivan de las células vivas en lugar de los químicos, comienzan a perder las protecciones de patentes.

Temas relacionados

 

últimas noticias