Piden más capital a los bancos en Europa

Las autoridades regulatorias de Suiza y del Reino Unido consideran que no están en línea con los estándares de la banca internacional.

Según reguladores, el déficit de capital del Royal Bank of Scotland a marzo fue de 13.600 millones de libras. / AFP
Según reguladores, el déficit de capital del Royal Bank of Scotland a marzo fue de 13.600 millones de libras. / AFP

El Banco Nacional de Suiza (BNS) le dijo a UBS y a Credit Suisse que considera que sus proporciones de apalancamiento son “bajas” y los urgió a que fueran más transparentes en torno a los riesgos que estaban asumiendo, a medida que los reguladores en todo el mundo se esfuerzan por lograr que los bancos sean más seguros.

En su influyente informe de estabilidad financiera, el (BNS) reconoció que los dos bancos más grandes del país habían dado pasos para mejorar sus posiciones de capital en el último año, describiéndolos como “muy bien posicionados en comparación con sus pares internacionales”.

No obstante, fue menos entusiasta con respecto a las proporciones de capital para absorber pérdidas, que estaban en 2,3% para el final del primer trimestre de 2013. “Dados los riesgos que prevalecen en el ambiente y las pérdidas que tuvieron durante la reciente crisis del mercado financiero, aún consideramos que las proporciones actuales de apalancamiento en los grandes bancos suizos siguen siendo bajas”, advirtió el banco central.

Para aclarar mejor sus actividades, el BNS urgió a la publicación de un estudio cuantitativo de los riesgos totales y de los activos riesgosos, según modelos estandarizados e internos.

La maniobra suiza se da en medio de una actitud más estricta en el mundo contra el apalancamiento, motivada por las preocupaciones de que los bancos están arriesgándose más de lo que establece la medida convencional de seguridad.

Entre tanto, a los bancos del Reino Unido se les ha dicho que deben encontrar 13.400 millones adicionales de libras esterlinas este año, además de las medidas que ya habían planeado para fortalecer sus balances. La Autoridad de Regulación Prudencial (ARP), nuevo ente supervisor del Banco de Inglaterra, identificó una carencia de 27.100 millones de libras a finales de 2012 en el Royal Bank of Scotland, Lloyds Banking Group, Barclays, Co-operative Bank y Nationwide Building Society.

La institución aseguró que las estrategias planeadas para las cinco instituciones en 2013 reducirían el vacío a 13.000 millones de libras. El capital adicional que se necesita para cubrir lo que falta tendría que generarse mediante maniobras como ventas y reestructuraciones, añadió.

Sin embargo, también señaló que los bancos del Reino Unido tendrían que ir todavía más lejos para darles confianza de su solidez a los supervisores, y que espera que cada institución cumpla una proporción mínima de 3% de apalancamiento, que mide el capital sobre activos totales, sin riesgo de ajuste.

Barclays y Nationwide se quedaron cortos en la nueva medida y se les dijo que tenían hasta el final del mes para presentar planes que les permitieran llegar al objetivo, pero el comunicado no decía qué tan rápido debían alcanzarlo.

Con respecto a capital, la ausencia más importante para el final de 2012 (13.600 millones de libras) fue del Royal Bank of Scotland, que es 81% propiedad del Gobierno. Las estrategias que se planean por parte de sus directivos en el presente año reducirían este vacío a 3.200 millones de libras, dijo la ARP.

Temas relacionados