En pie multa de $3.080 millones por daños ambientales por obras en túnel de La Línea

Las autoridades ratificaron la sanción económica impuesta al encargado de la obra.

Archivo El Espectador

Limpieza manual, entre otras estrategias, tendrán que ser usadas por el consorcio encargado de las obras del túnel de la Línea, arteria principal que permite la comunicación entre el centro con el occidente del país, por orden de las autoridades ambientales.

Es así como la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CAQ) confirmó su decisión de sancionar a la Unión Temporal Segundo Centenario representada por Carlos Collins con una suma de $3.080 millones de pesos por no tomar las medidas pertinentes para evitar los daños ambientales causados por las obras.

Daños que han sido denunciados varias veces no sólo por los activistas ambientales de la región sino también por los mismos pobladores que han visto afectadas las quebradas y ríos, específicamente a la quebrada ‘La Gata’ del municipio de Calarcá.

La multa es la segunda impuesta a la Unión Temporal Segundo Centenario. Ya que el pasado 19 de diciembre fue multada por un monto de 2.500 millones de pesos por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), la cual notificó a la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CARQ.

Asimismo, la CAR Quindío señaló que los encargados de las obras no podrán seguir vertiendo las aguas residuales producto de los trabajos en el túnel, mientras no tome las medidas inmediatas y pertinentes para evitar la continuidad del deterioro ambiental. Por lo cual le impuso a La Unión Temporal Segundo Centenario un límite de 15 días.

En días pasados el director de la CRQ, Jhon James Fernández López, afirmó que ya se había iniciado el proceso de embargo a las cuentas de la Unión Temporal por las deudas pendientes de sanciones y multas impuestas por la afectación ambiental por un monto que se acerca a los 800 millones de pesos.

Fernández también señaló que los sancionados tienen pendiente entregar un plan operativo y cronograma para la recuperación de la flora y por consiguiente la rehabilitación de la naturaleza que permita el regreso de los animales que tenían a la quebrada como su hábitat natural.
 

Temas relacionados