Aún con motores fallando, pilotos de Lamia no reportaron emergencia: informe del accidente

Es lo que indica la investigación de la Aerocivil: el vuelo del Chapecoense no siguió las regulaciones sobre el combustible. Tenían pensado parar en Bogotá, pero cambiaron de opinión.

Reuters

La Aeronáutica Civil (Aerocivil) reveló este lunes el informe preliminar sobre el accidente del vuelo Lamia que transportaba el equipo de fútbol Chapecoense, que se estrelló en Antioquia el pasado 28 de noviembre de 2016 y dejó 71 personas muertas y 5 sobrevivientes. (Lea: "El avión de LaMia no siguió mis instrucciones": controladora que atendió vuelo del Chapecoense)

El documento reveló una serie de irregularidades en el plan de vuelo, como por ejemplo que la ruta contemplaba parar en el aeropuerto de Cobija (Bolivia) para recargar combustible, sin embargo no se realizó esta escala.  Asimismo, el informe cuenta que el peso del avión al momento del despegue era de 42.148 kilos, lo que representa sobrepeso pues el peso máximo permitido era de 41.800 kilos. (Vea el informe completo del accidente del Chapecoense)

La Aeronáutica Civil también reveló una serie de comunicaciones de los pilotos de Lamia que dan cuenta de que eran conscientes de que les faltaba combustible, y de hecho se escucha que el copiloto hace cálculos sobre el efecto que tenía el viento en contra sobre las reservas de combustible.

Los audios del informe también revelan una conversación en la que consideran aterrizar en el aeropuerto de Leticia, pero no sabían si estaba disponible y siguen su trayecto. “Hoy sabemos que el aeropuerto de Leticia sí estaba disponible y que le hubieran dado permiso para aterrizar al avión del Chapecoense”, indicó la Aerocivil.

También se conoció que inicialmente los pilotos decidieron aterrizar en Bogotá para cargar combustible, pero que después cambiaron de opinión y siguieron hacia el aeropuerto de Rionegro.

Al acercarse a Medellín, los pilotos de Lamia alertaron sobre un problema de combustible y le pidieron a la controladora prioridad para aterrizar. La controladora empezó a cambiar la ruta de las otras aeronaves y le preguntó al capitán cuánto tiempo de combustible le quedaba, sin embargo no recibió respuestas.

La Aeronáutica Civil afirma que varios motores fallaron por falta de combustible, pero los pilotos nunca informaron la situación a la controladora. Incluso faltando tres minutos para el accidente, cuando ya estaban dañados todos los motores, los aviadores no reportaron las fallas.

Solo faltando dos minutos para el accidente el capitán de Lamia alerta sobre la falla eléctrica total, resultado de la falta de combustible. En ese momento la controladora dice: “correcto, ya fueron alertados los bomberos”.