Piratas del fútbol se están multiplicando

En sus 32 años como policía, John McGowan dirigió investigaciones sobre asesinatos, tráfico de drogas y terrorismo. Por estos días, gran parte de sus pesquisas requieren mirar fútbol en bares y hoteles.

Por tan sólo US$30 los televidentes ya tienen el paquete de partidos de la Premier. /Bloomberg
Después de jubilarse como comisario de la policía en Escocia, McGowan comenzó a trabajar para una compañía que trata de descubrir las transmisiones no autorizadas de partidos de fútbol y otros eventos deportivos, tarea que se ha vuelto más compleja con el crecimiento de las ventas de decodificadores que pueden conectarse directamente a los televisores para transmitir partidos y películas pirateados.
 
“Hay mucho trabajo policial al viejo estilo”, dijo McGowan, director de operaciones de Glasgow ID Inquiries, que realiza investigaciones para la Premier League inglesa. “Dar vueltas por ahí, ir a los bares para ver qué están dando, prestar atención”.
 
Las ventas de estos dispositivos, cuyo valor puede ser tan sólo US$30 por un aparato más un año de programación, se han multiplicado en los últimos meses, según la firma de investigación Irdeto USA Inc. La empresa afirma que la cantidad de sitios web que los venden aumentó a más del doble desde noviembre, a casi 450, y que aparecen nuevos sitios a diario. Más de 2,4 millones de decodificadores ilegales están en uso en todo el mundo, calcula Irdeto.
 
El crecimiento pone en peligro los ingresos de las ligas de fútbol y de radiodifusoras como Sky Plc y BT Group Plc, que en febrero acordaron pagar 5.100 millones de libras (US$7.700 millones) por los derechos británicos de transmitir en vivo el fútbol de la Premier League inglesa durante tres años. Si todos los que tienen un decodificador ilegal compraran una suscripción de precio completo, las radiodifusoras recibirían por lo menos US$553 millones anuales de nuevos ingresos, calcula Irdeto.
 
Los aparatos pirateados se pueden comprar en línea, en general a vendedores de China. Cuando llegan, para hacerlos funcionar no hace falta mucho más que conectar un cable al televisor y otro a internet. Los proveedores programan el decodificador para que reciba automáticamente –e ilegalmente– contenido de las compañías pay-per-view como Sky Plc o Promotora de Informaciones SA de España, o Prisa, que transmite partidos españoles.
 
Los vendedores generalmente pagan una sola suscripción legal a las transmisiones, las envían a un servidor que está en algún lugar –a menudo en China o la antigua Unión Soviética– y luego enrutan la programación a cualquiera que haya comprado los decodificadores. Eso da a los usuarios acceso a partidos como el de Manchester United contra Real Madrid sin abonarse a Sky o Prisa.
 
Hasta hace dos años, la mayor parte de la piratería se hacía vía streaming a una computadora, dijo Rory O’Connor, vicepresidente de Irdeto. Los decodificadores ofrecen varias ventajas: no inundan la pantalla con anuncios, los televisores no son vulnerables a los virus que pueden afectar a los PC y la señal no salta y se congela como en las transmisiones por internet.
Temas relacionados