La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 0 sec

Plan para conquistar Asia

A través de la producción en conjunto, Colombia, Chile, Perú y México van a la conquista de más de 2.700 millones de personas.

Desde hace tres años, cuando los gobiernos de México, Perú, Chile y Colombia se propusieron forjar una alianza comercial para fortalecer sus exportaciones al Asia Pacífico, estaban pensando en un bloque con un PIB superior a los US$1,9 billones, que abarcara el 49% de las ventas de América Latina y tuviera acuerdos comerciales con cuatro continentes.

Pero sólo a partir del 6 de junio de 2012, cuando se firmó el documento constitutivo de la Alianza del Pacífico, se toparon con los grandes retos logísticos que comprendía llevar a cabo ese propósito. Uno de los mayores desafíos es el acceso preferencial a Japón, China e India (con el cual Chile negocia un TLC), un mercado que asciende, en su conjunto, a más de 2.700 millones de compradores potenciales.

“No tenemos la capacidad para llenar esos mercados con nuestros productos. Tenemos que buscar encadenamientos productivos entre colombianos, peruanos, mexicanos y chilenos para mirar en conjunto cómo podemos explotar esos destinos”, comenta Ignacio Fernández, agregado comercial de la Embajada de Chile en Colombia.

Aquel callejón sin salida llevó a ProChile y a Proexport, las agencias comerciales de ambos países, a diseñar una estrategia de encadenamiento productivo en la que los exportadores colombianos les venden materia prima a los industriales chilenos, que, a su vez, la transforman, le dan valor agregado y la venden a uno de los nueve mercados identificados en el Asia Pacífico con los que tienen tratados comerciales (ver gráfico).

La estrategia también está pensada para aplicarse en doble vía. “Por sus tasas de crecimiento y por lo que está viviendo, uno siempre tiende a mirar a Asia. Pero esto no quiere decir que nos vamos a cerrar a esa opción, por lo que estamos analizando la viabilidad de enviar nuestras materias primas a Colombia para transformarlas y enviarlas a Estados Unidos y Canadá”, asegura Fernández.

Un primer bosquejo de la táctica que debería comenzar a rodar en 2013 señala a los sectores de la agroindustria, textiles y confecciones, plásticos, polímeros, productos de cristal, entre otros, como beneficiados directos.