La planta de energía solar más grande del mundo

El proyecto fue anunciado por la multinacional Total y se levantará en el desierto de Atacama, en Chile.

Desierto de Atacama. /123RF

La amplia extensión de tierra que cobija al caluroso desierto de Atacama, en las áridas tierras de Chile, servirá como la base del proyecto más ambicioso que una compañía del negocio de la energía anunciara en los años recientes. Se trata de la construcción de la planta de energía solar más grande del mundo.

La construirá la multinacional Total, que tiene parte de sus unidades de negocios en el sector petroquímico, y quien a través de su filial Sunpower y la Corporación Entrion, será las encargadas de la edificación de esta megaconstrucción que gracias a la exposición a la luz directa, estará en la capacidad de producir unas 200 horas-gigawatt de energía solar por año, una medida que, por ejemplo, es suficiente para abastecer de luz y corriente a 60,000 de la zona o que entraría en la red nacional para distribuirla al resto del país.

“El proyecto Salvador es un paso importante en el proceso de transformar las capacidades de la energía solar en el mundo. Este confirma que la energía solar está convirtiéndose en un modelo competitivo frente a las fuentes convencionales de energía”, manifestó Philippe Boisseau, presidente de Marketing y Servicios y Nuevas Energías de Total.

La inversión necesaria para lograr el cometido es cercana a los US$200 millones, de ellos el 70% será financiado a través de un préstamo de la Overseas Private Investment Corporation, más conocida como la Institución de Desarrollo Financiero del gobierno de Estados Unidos. Con los recursos disponibles, la obra comenzará a finales de este año y si se cumple a cabalidad con el cronograma, ‘verá la luz’ en el primer trimestre de 2015. En total 133 hectáreas que ya fueron rentadas al gobierno chileno a través de una concesión a largo plazo.

El ejecutivo agregó que “la energía solar es una propuesta muy atractiva en Chile debido a la cantidad de radiación solar recibida en la región. Además la gran demanda de energía, los bajos precios de construcción y los altos precios de electricidad, permiten un excelente campo de acción para que la energía solar pueda competir con las fuentes tradicionales” que hay en el país.

Proyectos similares se han construidos en el que es considerado el Silicon Valley de China, en la región se Shenzhen, donde hoy están las fábricas que maquilan los teléfonos y demás productos de Apple, los microchips y vehículos de BYD y toda la plataforma tecnológica de la mundialmente conocida Huawei, fabricantes de redes para telecomunicaciones y de productos finales, como celulares y phablets.

 

 

 

 


 

Temas relacionados