Plaza Mayor ahora es zona franca permanente

El centro de convenciones y exposiciones de Medellín recibió el pasado martes el aval del Comité Intersectorial de Zonas Francas del país. Sólo Corferias, en Bogotá, cuenta con el mismo título.

En ocho hectáreas, Plaza Mayor realiza anualmente más de 2.000 eventos nacionales e internacionales. / Luis Benavides

Tuvo que pasar año y medio para que Plaza Mayor, centro de convenciones y exposiciones de Medellín, después de gestionar trámites con la DIAN, entregar informes técnicos relacionados con predios y bodegas y realizar eventos con demoras en la regulación, fuera aprobada como zona franca permanente especial de servicios. Título que únicamente tiene vigente Corferias, el centro internacional de negocios de Bogotá.

La idea que existía desde la fundación del epicentro de ferias nacionales tomó vida el pasado martes cuando, hacia las tres de la tarde, el Comité Intersectorial de Zonas Francas le dio el aval. Sin embargo, aún no puede entrar en operación hasta tener la declaratoria de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), proceso que se espera tarde entre una y dos semanas.

Lo que significa que Plaza Mayor, el recinto que realizó en 2011 cerca de 520 eventos nacionales y dos años después 2.167, que captó en 2013 más de 44 ferias internacionales, que genera empleo a 33 mil personas de todo el país y que tiene utilidades netas por $2.000 millones, será un lugar libre de aranceles que podrá trabajar con una normatividad especial en materia tributaria, aduanera y de comercio exterior.

En palabras de Gabriel Jaime Rico, gerente del centro de convenciones, todo esto se traduce en beneficios para los expositores nacionales y extranjeros, a quienes se les facilitará el tema de importaciones y exportaciones. “Ser zona franca especial de servicios tiene un trasfondo que se representa en dos puntos, el primero es la generación de estrategias de comercialización internacional con ventajas muy competitivas en el exterior, donde el precio se le traslada al cliente porque entramos en régimen franco con facultades tributarias que hacen que las tarifas que les ofrecemos a los demás sean mucho más económicas”, aseguró.

El segundo beneficio que identificó Rico tiene que ver con la facilidad en los trámites: “Cuando un centro de convenciones es zona franca transitoria, como lo éramos nosotros, tiene que estar renovando los servicios y la información cada tres meses. Al ser permanente, el extranjero que quiera traer su mercancía o servicio lo puede hacer sin un tiempo límite”.

Ser zona franca permanente especial de servicios es un título que va más allá de las ocho hectáreas que conforman Plaza Mayor, pues en temas de ocupación, las estadísticas muestran que Medellín está principalmente conformada por tres sectores. Uno de comercio, hotelería, turismo y servicios, que aporta el 29,9% al empleo local, en el que el recinto ocupa el primer lugar como empresa de turismo en Antioquia. El segundo corresponde a servicios personales, que representa cerca del 24%. Y el tercero es la industria, que ocupa al 21% de la población.

Según María del Mar Plata, jefa del Comité Intersectorial de Zonas Francas, este es el segundo centro de convenciones del país que cuenta con la aprobación de la junta. “Hoy, sólo Corferias tiene vigente el aval de zona franca permanente y hasta el momento no tenemos otras solicitudes en trámite”, dijo. Y señaló algunos beneficios que en sí mismo ofrece el nombre: “la capacidad de crecer de los espacios, la posibilidad de atraer mayor inversión extranjera y la flexibilidad en la oferta que hoy tienen”.

 

 

 

Temas relacionados