¿Precios artificiales en la vivienda?

Un crecimiento de más del 100% en el valor de los predios en algunos sectores de Bogotá prendió las alarmas. ¿Es un efecto que se está trasladando al resto del país? Actores responden.

La falta de espacio hace que no se construyan nuevos proyectos, razón de peso para que los precios suban más de los esperado. / David Campuzano

La alarma está encendida en Bogotá. Hay quienes creen que comprar una casa es imposible y acceder a un apartamento no es tan viable como hace unos años. Y las razones son varias: los espacios son cada vez más pequeños, la administración sube como espuma, el precio por cada metro cuadrado está impagable y el aterrizaje de una buena masa de ejecutivos extranjeros con sus familias elevó sobremanera no sólo el valor de la renta, sino el monto mismo que hay que pagar por una propiedad.

Roberto Prieto, subsecretario de Asuntos Técnicos de la Secretaría de Planeación de Bogotá, advirtió que en su poder está un estudio que detalla una elevada alza en los montos que deben pagar los interesados en comprar en dos sectores puntuales de la ciudad. “El estudio no dice que exista una burbuja inmobiliaria en Bogotá. Lo que se concluye es que en una zona de la ciudad hay un crecimiento artificial de los precios”, contó en Blu Radio.

Se refiere a Multicentro, en la localidad de Usaquén, zona aledaña al reconocido centro comercial Unicentro, y a Chicó, en Chapinero, uno de los barrios más exclusivos de la ciudad y con baja oferta de proyectos nuevos, donde se encontró que en los últimos dos años hubo un aumento ‘injustificado’ de los precios en cerca del 100%. “Estamos lanzando una alerta sobre esta subida para controlar el fenómeno de la especulación”, agregó.

Pero ese temor ya se había sentido en algunas zonas del país. Un informe del pasado marzo hecho por el Banco de la República daba cuenta de que para ese momento en ciudades como Barranquilla los precios habían subido 11,26 % y con gran preocupación citaron a Bucaramanga, con un 24,09 %. En el más reciente informe del DANE sobre el valor de la vivienda nueva, el entonces director de la entidad, Jorge Bustamante, dejó claro que para el segundo trimestre de 2013 “el metro cuadrado de apartamentos y casas presentó un incremento de 3,34% y 7,03%, respectivamente”. Y en detalle destacó el crecimiento en el precio por metro cuadrado de Bogotá, que fue del 4,47%, Cali con 4,31% y Pereira con 3,23%.

Pero Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda, en conversación con El Espectador, desinfló todo alarma al respecto: “No hay burbuja inmobiliaria. No hay una sobreexposición del crédito hipotecario, pues hoy no llega al 4,9 % del PIB, no hay sobreoferta de proyectos. En Colombia, desde que pasó la crisis del UPAC, primero se vende y después se construye. No vemos un riesgo, no hay morosidad en la cartera crediticia, la de hoy es de las más bajas, pues no supera el 2%. La cartera no se deteriora”.

Y recalcó: “No hay burbuja porque en el año 97, cuando uno analiza cómo estaban los créditos, el 60% era hipotecario y el 27% era de consumo, hoy es al revés y no supera el 1,8% de los ingresos de la familia en temas hipotecarios”. ¿Entonces qué está pasando? “Está llegando mucha inversión extranjera, en Bogotá ha subido la clase media —ya es el 40%— y se ha reducido la pobreza en los últimos ocho años. Lo que puede pasar es que ante la baja oferta de nuevos proyectos, a marzo del año que viene, si se sigue vendiendo como vamos, no habrá proyectos nuevos, hay baja gestión del Distrito para sacar adelante licencias de construcción y el poco suelo que existe está cogiendo mayor valor. Lo que tiene que quedar claro es que el precio no dictamina una burbuja”.

En la misma ruta, Marta Moreno, gerente regional de Camacol, se refirió al tema y con cifras en mano detalló que “lo que nosotros hemos demostrado a través del censo inmobiliario es que sólo el 7% de los predios en toda Bogotá están fuera del precio”. Y eso, manifestó la líder gremial, corresponde a apartamentos con acabados lujosos y lotes muy bien ubicados. Y si la discusión es por precio alto, “es porque el mercado los paga. De pronto hay especulación sobre precios, pero eso no representa una burbuja”.

[email protected]

@EdwinBohorquezA

Temas relacionados