Preocupación por crecimiento mundial

Se redujo el precio de las acciones.

Las acciones globales y el euro perdieron terreno, y los bonos de los gobiernos “fuertes” aumentaron de precio, a la vez que se profundizaban las preocupaciones por el crecimiento mundial, luego de que el jueves se publicaran las cifras sobre el producto interno de China en el segundo trimestre. Los recortes en las tasas de interés de Brasil y Corea del Sur, así como los ajustes por parte del Banco de Japón a su programa de compra de activos, pusieron de relieve la frágil situación de la economía mundial.

Estas maniobras se diferencian de las de Estados Unidos, donde las minutas de la reunión del mes pasado del Comité de Mercados Abiertos (CME), que se divulgaron el miércoles, sugerían que no había consenso para realizar más relajamientos cuantitativos.

“Los miembros del CME fueron más pesimistas con respecto al crecimiento del PIB de lo que habían sido durante el mes de abril, así que redujeron sus proyecciones en torno a la inflación”, dijo Stephen Lewis de Monument Securities.

“Pero aquellos dos ajustes a los pronósticos fueron más o menos forzados por la crisis del euro y la caída en los precios del petróleo. La impresión más fuerte que deja la minuta es la de un comité que no ha acordado su perspectiva en torno a lo que la Fed debería hacer ahora”.

Julian Jessop, de Capital Economics, dijo que las minutas en realidad revelaban una voluntad cada vez mayor de considerar estímulos monetarios adicionales. “Pero dado que este apoyo dependería de que las condiciones económicas y financieras de Estados Unidos se deterioraran más, los mercados tienen razón al no considerar que este prospecto sea positivo más allá de toda duda”, dijo.

El banco central de Brasil redujo su tasa de interés principal por 50 puntos base, hasta un nivel récord de 8%. Es su octavo relajamiento consecutivo. La tasa de Corea del Sur se redujo por 25 puntos base, hasta 3%, la primera reducción desde febrero de 2009. El Banco de Japón amplió su programa de compras de activos por 5 billones de yenes, para llegar a 45 billones. En las bolsas fue un día de ventas, pues en Europa el índice FTSE Eurofirst 300 se redujo un 1%, mientras que para el mediodía en Nueva York el S&P 500 había caído 0,7%.

Temas relacionados