Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 6 horas

La preocupación ronda a los empresarios

En medio del congreso y la asamblea de la Andi presentaron una lista de problemas que necesitan atención urgente.

Bruce Mac Master, presidente de la Andi. / Cortesía

Este es el escenario en el que nos movemos: dólar caro, desaceleración económica global, compradores internacionales con un bolsillo menos generoso y precio del petróleo bajo en mercados volátiles. Y en Colombia, una inflación alta, tasas de interés en la misma línea y una pérdida de la renta petrolera absoluta. Acto seguido, y aunque ya comenzamos, lo que se vislumbra en el futuro es una diversificación del aparato productivo, una estrategia que podría tardar, por poco, 10 años. (Vea "Nos asusta que la reforma tributaria termine pupitreada": ANDI)

Así, sobre ese terreno, la industria, los empresarios, el Gobierno y el país entero se tienen que mover. Por eso durante el Primer Congreso Empresarial Colombiano, en el marco de la asamblea número 72 de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), en Cartagena, el gremio más poderoso del país soltó el rosario de preocupaciones que afana a todo el sector productivo: corrupción, contrabando, seguridad jurídica y no menos importante, la reforma tributaria estructural.

“La corrupción se come las economías. Debemos ser capaces verdaderamente de poner el ojo, el reflector muy fuerte sobre los hechos de corrupción. Si no la superamos, los demás esfuerzos no van a ser fructíferos”, advirtió Bruce Mac Master, presidente de la Andi. “Lo otro es el contrabando. En Colombia se estima que vale US$6.000 millones por año, es equivalente a los $20 billones que perdimos de la renta petrolera. Eso enriquece a algunas personas y a algunos países. En América Latina vale US$49.000 millones al año. Por eso el tema de aranceles es desviar el problema. El problema real es el contrabando y, más aún, el contrabando técnico”. (Vea Crearán observatorio de la economía digital)

Y no paró ahí. Habló de seguridad jurídica y de lo que el sector considera, precisamente, incierto. Eso “nos tiene pensando. Actores internacionales se preguntan qué va a pasar en Colombia”. Se refiere, por ejemplo, a consultas que se han hecho en distintas regiones del país y que han frenado desarrollos industriales que ya habían sido avalados por entes gubernamentales. “Que se haga una pregunta tan amañada, parafraseando, de si usted está de acuerdo con actividades que afecten el medio ambiente y a sus niños como la minería. Esa es una pregunta amañada. Uno no puede preguntar todos los días si actividades legales son ilegales. Eso nos produce gran preocupación”.

Y aunque estas tres son determinantes para que el país eleve sus índices de productividad, una que los tiene con los pelos de punta es la reforma tributaria. “La discusión tributaria ha tomado más tiempo del que nosotros creíamos que debía tener. Tenemos la expectativa. Se hizo un estudio juicioso. Hay mucha incertidumbre de los componentes de esa reforma. Que era para la competitividad, pero el panorama mundial cambió. Ahora tiene que tener objetivo la competitividad y poder financiar lo que necesita el Gobierno. Pedimos señales. Nos asusta mucho que la reforma se tramite en los últimos meses del año en un trámite acelerado. Que termine pupitreada. La reforma es una decisión que podemos tomar y pronto”, indicó Mac Master.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aunque en su intervención no le respondió al dirigente de los empresarios, fue claro durante la rueda de prensa: “La reforma la tenemos que apoyar todos. Es un propósito nacional para lograr esa competitividad, lograr la equidad y simplificar el estatuto tributario. Hay un gran consenso en Colombia sobre la necesidad de esa reforma tributaria, de manera que no se va a pupitrear”.

El afán general radica en que dicha reforma no se ha radicado en el Congreso. “Digamos que las reformas tributarias se presentan entre septiembre y octubre. Históricamente, las discusiones de las reformas son relativamente rápidas, pero eso depende mucho de lo que quiera proponer el Gobierno. Si es una reforma estructural, seguramente vamos a necesitar más tiempo; si es una que solamente busca subir el IVA, ajustar algo de recaudo y las utilidades en las empresas sin ánimo de lucro, pues de pronto vamos a requerir menos tiempo”, recordó Andrés Valencia, presidente de Fenavi. (Vea El cambio empresarial en la era digital)

Y haciendo memoria, también expresó su preocupación, “a raíz de la propuesta de la comisión, que es gravar con IVA los bienes que hoy están exentos y que pertenecen a la canasta familiar, como es el caso del pollo y el huevo. Esa propuesta no nos gusta en principio, creemos que es lesiva para el bolsillo de los colombianos y tendrá un efecto inflacionario en el primer año de la reforma”.

Juan Guillermo Ruiz, presidente del Instituto Colombiano de Derecho Tributario, también sentó su posición. “Lo importante es que la reforma se realice este año y que sea estructural, que debe orientar a mejorar la competitividad tributaria de Colombia, definir un sistema tributario más equitativo, que busque la simplificación del régimen fiscal, de manera que favorezca la inversión y el emprendimiento. Además se debería definir un único impuesto de renta con una tarifa comparable con los países miembros de la Alianza del Pacífico”.

El debate está servido y no hay quién no esté a la espera de ese documento. Algunos dicen que ya va en más de 200 artículos y sumando. Al final, Mac Master envió un mensaje claro al Gobierno: “Este es un grupo de empresarios que quieren trabajar por el desarrollo del país, Nosotros producimos los trabajos y pagamos los impuestos. Y cuente con nosotros para que este país pase de ser un país de ingreso medio a ingreso alto”.

Colombia le ganó el pulso a Panamá

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, reveló que “Panamá ha optado por el camino de suministrar información tributaria. Ese era el interés de Colombia en las negociaciones y se logró. El país vecino accedió a hacerse parte de una convención multilateral (MAC) de la OCDE, donde se vuelve obligatorio intercambiar información tributaria. Ellos se ofrecieron, enviaron una carta a la OCDE, respondiendo así a la solicitud de Colombia de intercambiar información tributaria, o sea, vamos a correr ese velo que no nos ha dejado ver durante décadas qué activos y qué ingresos tienen los colombianos en Panamá. El que firma esa comisión se obliga a intercambiar información tributaria. Colombia logró su interés. Panamá ha dicho que lo va a hacer a la mayor brevedad”.

Temas relacionados