Preocupante desaceleración de la economía

Gobierno asegura que el frenazo se debe al paro camionero y analistas lo atribuyen a la continua alza de tasas de interés por parte del Emisor.

Gobierno atribuye parte del débil crecimiento económico al paro camionero. Archivo

Un raquítico crecimiento registró la economía colombiana al término del tercer trimestre de este año: 1,2 %, el peor resultado en ese período para la actual administración, lo que confirma la desaceleración que se temía del Producto Interno Bruto (PIB). El Gobierno atribuye parte del freno al prolongado paro camionero de julio de 2016.

Este comportamiento se debe al ajuste que tenía que darse en precios, en la cuenta corriente, dicen analistas. También atribuyen el frenazo al fenómeno de El Niño y una parte al cese de actividades de los camioneros (46 días entre junio y julio) que incidió sobre muchas actividades del aparato productivo.

El presidente Juan Manuel Santos pidió desde el jueves al Banco de la República comenzar el ciclo de baja de tasas de interés (recomendación que no acogió la Junta del Emisor en su reunión del viernes) y al Congreso, aprobar la reforma tributaria estructural, porque estimulará el crecimiento y recaudará los recursos que permitan enfrentar el actual ciclo económico. El parte positivo lo entregó el director del DANE, Mauricio Perfetti, al destacar que “completan 16 trimestres con crecimiento positivo y la economía en año corrido crece 1,9 %”.

Lo cierto es que desde 2009 no se registraba una caída tan profunda de la economía en un tercer trimestre. Para este año, el Gobierno rebajó de 2,5 a 2 % la meta de crecimiento y para 2017 espera una expansión del 3 %.

“Durante el tercer trimestre, el crecimiento del PIB, que se ubicó en 1,2 % anual (y en 0,3 % intertrimestral), se situó en el menor nivel desde que empezaron a caer los precios del petróleo a mediados de 2014”, destaca informe del banco español BBVA Colombia. Pese a que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, atribuye la desaceleración al paro camionero, otros analistas le dan crédito al alza de tasas de interés por parte del Banco de la República, que las llevó a un nivel de 7,75 % en su afán de controlar la desbocada inflación que se vivió desde 2015 y que sólo en el segundo semestre de este año ha comenzado a ceder.

César Ferrari, catedrático de la Universidad Javeriana, señaló que “esto tiene que ver con la desaceleración provocada por las tasas de interés del Banco de la República. No es una sorpresa. Ellos pensaban reducir la demanda para reducir la inflación y lo que consiguieron fue reducir el producto (interno bruto)”. Asimismo remarcó que todo no se le puede atribuir al paro camionero, pues consideró que éste “generó una caída de oferta alimentaria, pero es una caída en todos los sectores. Aquí la culpa la tiene un aumento de la tasa de interés que genera un alza en las comerciales, que genera una reducción del crédito, que genera una reducción de la inversión y de la demanda”. El Emisor destacó que “la economía colombiana está ajustándose a los fuertes choques registrados desde 2014 y el déficit de la cuenta corriente está disminuyendo gradualmente”.

Poniendo oídos sordos al pedido del presidente Santos, la junta del banco central mantuvo en 7,75 % la tasa de interés y ratifica que la meta de inflación para 2017 será de 3 %.

En medio de este oscuro panorama, el director del DANE destacó que hay dinámicas importantes: “La construcción está creciendo 5,8 %; la industria manufacturera, 2 %, y los establecimientos financieros, 3,9 %. Estos son factores a tener en cuenta”.

 

últimas noticias