Primer año de 'Innpulsa', programa de emprendimiento del Gobierno

La directora de la entidad, Catalina Ortiz, hace un balance del programa que trabaja por el emprendimiento y la innovación en el país.

Catalina Ortiz. /La República
Catalina Ortiz. /La República

Catalina Ortiz, gerente general de Innpulsa, habló sobre los logros y desafíos de la institución en su primer año. Además, mencionó los propósitos futuros para posicionar nacional e internacionalmente el trabajo de los empresarios colombianos diciendo que "Queremos ponerles a los emprendedores los reflectores encima para que el país los vea, amplificar su sonido para que el país los oiga, y ayudarlos a resolver sus necesidades".

¿Cuál es el balance del primer año de Innpulsa?

Nosotros trabajamos para el empresariado colombiano, no nos importan ni el sector ni el tamaño de las empresas porque tenemos instrumentos para que todas puedan innovar. El primer logro es haber puesto recursos donde antes no había, empezando a solucionar una falla de mercado que es la financiación para la innovación. Claramente no lo remediamos en un año, pero dimos unos pasos importantes para que al 30 de marzo más de $90 mil millones se hubieran repartido entre recursos de financiación y la línea especial de crédito para la innovación.

Otra cosa para destacar es que somos mucho más rápidos que otros instrumentos en el pasado para entregar los recursos a los empresarios. Un ejemplo de eso es que alguien puede pedir un crédito hoy y en 15 días estarlo desembolsando; y el tiempo promedio entre la publicación de una convocatoria y la firma de un contrato para recibir los recursos es de tres o cuatro meses. También avanzamos en hacer que la gran empresa empezara a demandar la innovación, porque si no hay demanda de productos innovadores no tiene mucho sentido que la mipymes se desgasten por lograrla.

Nos hemos esforzado en el tema de mentalidad y cultura, porque está asociado a sacar a emprendedores más prometedores de Colombia para participar en eventos internacionales que les permitan entender su negocio en el contexto global. Además, la discusión sobre emprendimiento e innovación se ha puesto en la agenda pública de una manera más preponderante, hemos dado grandes pasos para que haya una mejor conversación a nivel nacional sobre este tema. Queremos ponerles a los emprendedores los reflectores encima para que el país los vea, amplificar su sonido para que el país los oiga, y ayudarlos a resolver sus necesidades.

¿Cómo han recibido esta estrategia las instituciones que trabajan por el emprendimiento en el país?

Logramos una articulación muy profunda con instituciones a nivel nacional e incluso internacional. Tenemos alianzas con Israel, Estados Unidos, Reino Unido, y en el país con cámaras de comercio, aceleradoras y universidades que trabajan con nosotros en 15 ciudades. Este año esperamos llegar a más de 25 departamentos trabajando por nuestro fin: apoyar el crecimiento empresarial para que genere prosperidad en Colombia. A nivel nacional cada vez tenemos mayor interacción con el Sena, el Mintic, Colciencias.

¿Cómo los han recibido los emprendedores?

Nos preocupamos por recibir retroalimentación de nuestros beneficiarios. Nos dicen que hacía falta una entidad de este estilo, pero también dicen que todavía necesitamos ser más rápidos. El hecho de que vayamos bien no quiere decir que lo hayamos solucionado. Un emprendedor nunca se queda callado y siempre dice lo que no le gusta, entonces estamos muy pendientes de eso para seguir afinando detalles.
Además, nos agradecen mucho el esfuerzo que hacemos para llevarlos a plataformas internacionales, donde más que financiación, consiguen aliados y asesores de los que se retroalimentan para entender qué están haciendo bien y qué no tanto.

¿Cuál es el objetivo principal de Innpulsa?

Nuestro objetivo es general bienestar y prosperidad, un programa como estos es fundamental para ser un país cada vez más moderno y justo. Las naciones que trabajan por el emprendimiento son mucho más meritocráticas, porque a veces a la gente se le olvida que el empresariado no solo trae unos beneficios económicos sino que determinan muchos asuntos desde el punto de vista social y político. Las sociedades en las que la gente sale adelante promueven la potencia de las ideas, y eso es lo que estamos tratando de hacer al acompañar proyectos de todo tipo de universidades e instituciones.

¿Qué sectores presentan el mayor número de proyectos?

Hemos encontrado muchos agronegocios sofisticados, una proporción grande de tics y temas de biotecnología que se pueden aplicar a cosmética o a farma. En un año hemos pretendido que emerjan diferentes sectores y es muy pronto para señalarlos, porque queremos que sea la misma demanda la que nos vaya mostrando proyectos interesantes que deben tener capital semilla, en lugar de que seamos nosotros los que escojamos los sectores ganadores en innovación. Serán los mismos innovadores colombianos los que demostrarán cuáles son esos sectores se posicionarán.

¿En qué invertirá Innpulsa los recursos que le destinó el Gobierno a través de su plan PIPE (Plan para el Impulso de la Productividad y el Empleo)?

Somos una institución que no tiene tanto tiempo como otras entidades del Estado, entonces no tenemos presupuestos tan amplios. Por esto, el presidente a través de este plan nos asignó $ 40 mil millones adicionales a la cifra que nos habían destinado a principios de año. Esto nos permitirá tener una mayor cobertura y seguir haciendo nuestras tareas.

Vamos a refondear las convocatorias que tuvimos abiertas el año pasado para innovación en productos y servicios, para capital semilla, para apoyar proyectos desde etapas muy tempranas; esto hará que realmente logremos solucionar la enorme ausencia de recursos para la innovación y el emprendimiento.

¿Cómo será este nuevo año para Innpulsa?

Este año estamos concentrados en el tema regional. Buscamos un crecimiento extraordinario jalonado por la innovación, y esto no puede solo ser un fenómeno de Bogotá y Medellín, sino que tenemos mucho potencial en lugares como Tolima y Huila. Estamos trabajando para que las regiones a través de sus instituciones de desarrollo local nos ayuden a que este fenómeno no esté centralizado.
Seguiremos profundizando el tema de la visibilidad internacional, nos falta tener tecnologías más afinadas y equipos más potentes. Además, continuaremos avanzando, junto con instituciones públicas y privadas, en un camino para demostrar que Colombia tiene con qué, porque tenemos que empezar a creernos el cuento, que no es un cuento, de que somos una nación emprendedora.

Temas relacionados