Las primeras dos olas de 4G no se afectarán

El proceso de la segunda fase del programa vial no se modificará. Este año saldrán a licitación 10 proyectos, valorados en $15 billones.

Con los recursos que se espera obtener con la venta de Isagén se financiaría parte de las vías 4G. / Archivo

El anuncio del aplazamiento de la venta de Isagén por un año despertó la preocupación en el sector de la infraestructura, especialmente en la nueva ministra de Transporte, Natalia Abello, quien en sus primeras declaraciones pidió una reunión de urgencia con el ministro de Hacienda para definir la hoja de ruta para la ejecución del programa de Cuarta Generación de Concesiones (4G), el cual se vería afectado con la decisión del Gobierno.

La respuesta del presidente Juan Manuel Santos no se hizo esperar. “Esa venta es una posible fuente de financiación, pero fuentes de financiación hay muchísimas. Se reemplaza una por otra”.

Asimismo, recalcó, que lo que se decidió con el aplazamiento, para nada va a afectar las obras y estos programas realmente revolucionarios en materia de infraestructura.

Entre tanto, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló que “el proceso de venta se mantendrá, solo que se hará un año más tarde”.

El programa 4G, el cual tiene un valor cercano a $50 billones y le permitirá dotar al país de la infraestructura necesaria para impulsar el dinamismo de la economía y ser más competitivo en la región, tiene proyectado el uso de los $5 billones que se recaudarán por la venta del 57,61% de las acciones que el Gobierno tienen en Isagén.

Frente a esta preocupación, el presidente de la Financiera Nacional de Desarrollo (FDN), Clemente del Valle, considera que la medida no afectará la financiación de la primera ola de concesiones, la cual se compone de nueve proyectos, de los cuales seis ya fueron adjudicados.

Sin embargo, el responsable de este andamiaje, Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), señaló que “con la decisión, por ahora nada va a cambiar”.

Explicó que de los $50 billones que cuestan las vías 4G, los privados tendrán que poner $10 billones de recursos propios y deberán salir a buscar los otros $40 billones. Para ello tienen la banca local, que podría financiar el 30% de este capital, aseguró.

Sostiene que otro 30% se hará a través del FDN, Banco Agrario y la banca multilateral y lo restante se financiaría con el mercado internacional, los fondos de pensiones y los recursos que se obtengan de la venta de Isagén.

“Por ahora no tenemos un cuello de botella. El proceso seguirá igual. La inversión para los nueve proyectos de la primera ola, valorados en $11 billones, más el que se acaba de adicionar (Ocaña-Gamarra), asciende a $13 billones”, indicó Andrade.

Considera que tampoco habrá problemas para la segunda ola, que corresponde a 10 proyectos valorados en $15 billones, proceso que deberá concluir en lo que resta del año, pero sí para los programados para 2015. Sin embargo, recalcó que la suspensión de la venta de Isagén es algo temporal, que al final se dará y se podrá contar con esos recursos.

 

 

[email protected]

@jairochacong