Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 3 horas

Problemas de acero

Los fabricantes de aceros largos y planos del país, pese a tener salvaguardias, reclaman al Gobierno medidas más contundentes para evitar que el sector se vaya a la quiebra. Según la Andi, las importaciones de estos productos han aumentado 23% en lo corrido de 2013.

Los empresarios del acero denuncian que cada tonelada del producto que ingresa de China e India está en alrededor de US$750 por tonelada. / Archivo

El creciente volumen de las importaciones de acero en los últimos tres años no deja de preocupar a diario a los productores nacionales, que por varios medios y con múltiples peticiones al Gobierno han intentado ponerle freno a un fenómeno que, según los propios industriales, está poniendo en riesgo cerca de 18.000 empleos. Tan sólo entre enero y agosto de 2013, según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el país ha comprado a otras naciones US$1.624 millones en productos de hierro y acero —entre comunes y laminados—.

Y es que al aumento de las compras que resaltan los industriales se suma la caída en la producción del sector en lo corrido de este año. De acuerdo con estadísticas oficiales, la reducción en la fabricación de productos de hierro y acero fue de 10,5% entre enero y agosto. A este frenazo industrial, se agrega la ‘guerra’ que le planteó Brasil a Colombia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), debido a que el país puso en marcha una serie de decretos que buscan proteger el alambrón de acero y el acero corrugado. Esto significa, según el gobierno brasileño, un perjuicio a los balances de sus grandes factorías siderúrgicas.

Carlos Hugo Escobar, presidente de Corpacero —firma fabricante de aceros planos desde la década del 50—, ante la coyuntura que vive la industria y que según él tiene a las compañías del sector trabajando a media máquina, considera que el Gobierno debe poner freno del todo a “competencias desleales y además delictuosas como el dumping. En el tema del acero plano, en el que estamos las firmas Corpacero y Acesco, se ha visto un incremento desbordado de las importaciones de China e India a precios que no son de economía de mercado”.

El problema, para el empresario, se resume en que la lámina galvanizada que se vende en Colombia está costando cerca de US$1.100 por tonelada y señala que este producto está llegando al país en US$720 de China e India, debido a que los gobiernos de esos países proveen significativos subsidios, a sus industrias, a las que en buena parte controlan. “Las importaciones de lámina lisa galvanizada en 2013 van en 34.366 toneladas, mientras que las tejas de cinc pasaron de 2.911 toneladas en 2011 a 11.879 toneladas este año. Estas empresas fracasarán si no hay medidas urgentes. Pedimos dos tipos: una antidumping para lámina y otra para las tejas que provienen de la India”.

Aunque el Gobierno ya había puesto una barrera para proteger a los aceros planos, cuenta Escobar, esta medida se tomó dando un precio de partida de US$824 por tonelada y no de US$1.100 como debió haberse establecido. “El valor que se requiere acá es mayor. No hemos logrado que se ponga la salvaguardia”. El actual contexto de este bloque de la industria, según el empresario, le hizo perder a Corpacero $40.000 millones tan sólo en 2012. 

Esta medida de protección en mención, que entró en vigencia el pasado 23 de julio, se extenderá hasta el próximo 23 de noviembre. En esa fecha, según los industriales del acero, el Gobierno deberá tomar la decisión de levantar la barrera arancelaria o darle continuidad.

En cuanto al panorama de los aceros largos —alambrón, vigas, entre otros— , la situación tampoco deja de ser crítica para los industriales. Según cifras del Comité Colombiano de Productores de Acero, la fabricación de este tipo de productos cayó 10% en el primer semestre de 2013, frente al mismo período del año pasado. En contraste, indica el gremio, las importaciones de estos metales en lo que va de este año han crecido 23%.

“Si la situación actual continúa, a diciembre próximo la participación de la industria nacional se reducirá al 59%, seis puntos menos que a comienzos del año y 19 menos que en 2010”, manifestó Ana María Fergusson, directora del Comité, quien reclama medidas urgentes para el sector por parte del Estado. Agrega que razones como elevados costos de la energía, contrabando, sobrefacturación y subfacturación no dejan competir a Colombia en igualdad de condiciones.

Marcel Tangarife, abogado experto en asuntos de comercio internacional, explica que en el caso de los aceros largos existen tres grupos de defensas comerciales: “Se aprobó una salvaguardia al alambrón presentada por Acerías Paz del Río a través de un decreto (el 2213 de 2013). Ésta impone un arancel de 21,29% a las importaciones. También está una medida para blindar a los productos corrugados de acero con un gravamen de 25,6%. Tercero, el decreto 2212 del 8 de octubre de 2013 puso un arancel de 21,9% para defender los alambrones corrugados”.

Estas salvaguardias, establecidas por el Gobierno a comienzos de este mes para los aceros largos, fueron pactadas por un período de 200 días —terminan en mayo de 2014—. De los resultados que se vean en el lapso mencionado, explica Tangarife, depende que el Estado tome la decisión de poner en marcha una protección permanente durante cuatro años.

“Los requisitos para que se adopte la salvaguardia están dados. Es claro que el grave daño que está sufriendo la industria nacional radica en un incremento de las importaciones”. Advierte que si el Gobierno no toma en serio los reclamos industriales, los productores siderúrgicos terminarán clausurando sus fábricas y dando paso a la invasión de productos subsidiados provenientes del Oriente.

Temas relacionados