Procuraduría anunció que inició investigación disciplinaria sobre crisis energética

El aparato nacional productivo sufrirá grandes pérdidas con un apagón y aun así hay quienes quieren imponer más impuesto, dijo Ordónez.

Procurador General Alejandro Ordóñez.Archivo

La destinación de los recursos por cargo de confiabilidad, posible imprevisión en materia de escasez de gas y las eventuales irregularidades en la determinación del precio de escasez, son los tres frentes donde la Procuraduría General ha iniciado la investigación para determinar las causas de la crisis energética que tiene el país al borde de sufrir apagón eléctrico.

"Terminó la actuación preventiva sobre la crisis energética", dijo el procurador, Alejandro Ordóñez, al indicar que la Procuraduría Delegada Preventiva para la Función Pública envió la investigación al operador disciplinario para que se indague sobre la eventual imprevisión de las autoridades públicas.

"Terminó la actuación preventiva sobre la crisis energética, inició la investigación disciplinaria", dijo el procurador Alejandro Ordóñez.

El pronunciamiento del jefe del ministerio público participó en el foro “Venta de Isagen: Acierto o desacierto”, organizado por la Universidad Autónoma de las Américas en Medellín.

Ordóñez precisó que “hay tres líneas de investigación, una de ellas es para saber exactamente cuál fue la destinación que se hizo respecto al cargo de confiabilidad, otra si existió o no imprevisión en materia de escasez de gas y si existieron o no irregularidades en la determinación del precio de escasez”.

Un comunicado de prensa indica que sobre la venta de Isagen, el procurador General recordó cuál fue la posición que tuvo la entidad de control frente a ese negocio, e indicó que “la procuraduría advirtió desde el año anterior que se podían haber tomado medidas, que las que se tomaron fue tardíamente y respecto a esas medidas siempre existieron voces en el sector que las reclamaban para impedir el racionamiento”.

“¿Por qué el Gobierno no atendió las múltiples solicitudes para un problema como el que estamos a punto de enfrentar”, se preguntó el procurador, remarcando que “un apagón de la energía es un apagón de la economía”.

Afirmó que “el aparato nacional productivo sufrirá grandes pérdidas con un apagón y aun así hay quienes quieren imponer más impuestos, la creación de empleos se va a afectar e incluso mantener los actuales empleos de algunos sectores de la economía puede tener dificultades”.

Frente a la venta de Isagen indicó que “prescindir de este activo no solo priva a la Nación de los dividendos probables percibidos en el presente y futuro, que antes formaban parte del presupuesto general de cada año, cerca de 600 mil millones de pesos, pero no sólo es eso, se trata de entregar a particulares el más importante activo estratégico, requerido para garantizar el equilibrio y la sostenibilidad del sistema energético”.

El procurador General de la Nación resaltó con preocupación que “el argumento para proceder a la venta no puede ser únicamente que el precio fijado es justo, que los recursos obtenidos se va a utilizar en obras prioritarias y que todos los gobiernos en el pasado han privatizado, estos factores no pueden estar por encima de los intereses de la Nación en materia de equilibrio energético”.

Temas relacionados

 

últimas noticias