Producción industrial sigue en terreno negativo y a marzo cae 3%

La encuesta de la Andi revela que la producción fabril no muestra signos de recuperación al concluir el primer trimestre de este año.

La producción industrial y las ventas siguen de capa caída al concluir el primer trimestre de este año, según lo reportó la Andi.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), en el primer trimestre de 2013, comparado con el mismo período de un año atrás, la producción disminuyó 3.0%, las ventas totales decrecieron 1.9% y las realizadas al mercado interno bajaron 2.2%.

“Al finalizar el primer trimestre de 2013, se mantiene la compleja situación que viene mostrando la industria manufacturera desde principios de 2012”, dice la Andi al explicar que tanto en producción como en ventas se registran decrecimientos. La utilización de la capacidad instalada permanece en bajos niveles, los pedidos continúan disminuyendo y el clima para los negocios no muestra mejoría, advierte el informe del gremio de los empresarios.

Aclara que la actividad fabril del primer trimestre de 2013 se vio afectada por factores coyunturales como el paro cafetero y los menores días hábiles debido al período de Semana Santa, aspectos que contribuyeron a reducir más los indicadores.

“Esperamos que, a partir del segundo trimestre del año, se empiecen a percibir algunos síntomas de recuperación. En esta dirección estaría el impacto del Programa de Impulso a la Productividad y el Empleo, el cual en gran medida coincide con lo propuesto por la Andi en la Agenda para el Salto en Competitividad”, explica el informe del gremio industrial.

Considera necesario que las medidas sectoriales, tributarias, arancelarias, cambiarias y de energía, anunciadas por el gobierno, se ejecuten con celeridad, permitiendo así recuperar la senda de crecimiento competitivo.

Recomienda al Gobierno del presidente Santos, no dejar de lado alguna acciones como reglamentar y bajar las tarifas de la retención en la fuente del impuesto de renta, reglamentar el tratamiento del IVA en los bienes de capital, eliminar la sobretasa a la energía que es comprada en bloque en las zonas francas y crear mecanismos más expeditos de salvaguardias y antidumping.