La promesa sin cumplir del MILA

El bajo nivel de transacciones que el Mercado Integrado Latinoamericano ha realizado desde su creación ha decepcionado a los inversionistas.

El Mercado Integrado Latinoamericano (MILA) es el resultado del acuerdo firmado entre la Bolsa de Comercio de Santiago, la Bolsa de Valores de Colombia y la Bolsa de Valores de Lima. Sin embargo, el bajo número de transacciones que ha realizado desde que entró en operaciones en mayo de 2011 y la desvalorización de más de 6% que ha tenido este año ponen en duda su función.

Es por esto que Felipe Campos, analista de Alianza Valores, explicó que “si el objetivo inicial del MILA era mejorar la reputación de los mercados de los tres países, entonces esta plataforma ha sido exitosa. No obstante, si lo que se quería era mejorar los ritmos de transacciones y darles más dinamismo a las bolsas de valores de la alianza, se puede decir que ha fracasado”.

Por su parte Luis Manuel Ordóñez, jefe de investigación de Intéligo, indicó: “El MILA ha sido una plaza injustamente castigada en cuanto a rentabilidad, debido a que los inversionistas han mostrado mayor aversión al riesgo hacia mercados emergentes. En nuestra opinión, la inversión en el MILA bebe tener un horizonte de largo plazo, dos o tres años. No hay que olvidar que los países que integran el MILA son economías que tienen sólidos fundamentos, buen manejo macroeconómico y perspectivas de crecimiento del PIB por encima del promedio de la región.

En cambio Cristian Laub, presidente de Credicorp Perú, le contó a este diario que “es claro que el MILA todavía no alcanza su potencial, pero creemos que es por la falta de conocimiento de los inversionistas sobre los otros mercados. Un buen ejemplo de este mercado es nuestra compañía, pues gracias a que hace presencia en los tres países, esta plataforma nos ha servido para hacer importantes negocios, dado que tenemos la ventaja de conocer de primera mano los tres mercados”.

No obstante, esta semana hubo un importante cambio, pues este martes se oficializó la unión de la Bolsa Mexicana de Valores al MILA. Esto cambia completamente el panorama, pues con la integración de México la alianza bursátil este mercado tendría el mismo tamaño e importancia que la Bolsa de São Paulo, la más grande de la región. Implicando que las dos tendrían el potencial de mover más de US$900.000 millones en transacciones.

Es por esto, y reconociendo la magnitud de la nueva alianza, que el presidente ejecutivo de la Bolsa de Valores de São Paulo (Bovespa), Edemir Pinto, en entrevista con Financial Times comentó: “Pasamos tres años tratando de negociar con todos estos mercados (de valores) latinoamericanos de una manera más amigable, pero ha llegado el momento en el que tenemos que tomar decisiones más fuertes”.

Además, para Campos “el mercado mexicano es menos oscuro que los otros para los inversionistas locales, pues hay acciones como Coca Cola que son de común conocimiento de las personas. De manera que esta nueva alianza podría ayudar a mejorar el dinamismo del mercado integrado”.

Asimismo, Laub argumentó que “el MILA representa una oportunidad de diversificación, pues esta plataforma brinda la oportunidad de invertir en mercados con diferentes tendencias de inversión. Por ejemplo, en Perú la concentración de las transacciones se encuentra en el sector de la minería, mientras que en Chile las compañías de venta minorista (retails) tienen mucho peso en su mercado bursátil”.

Esto tiene sentido para Colombia, sobre todo si se considera que el mercado accionario local está cambiando, pues en 2008 la industria minero-energética llegó a capturar alrededor del 80% del volumen de las transacciones bursátiles internas. Mientras que en 2014 las acciones petroleras y las bancarias tuvieron prácticamente la misma relevancia, porque el primero representó alrededor del 44% y el segundo el 40% del total de las decisiones de compra y venta de los títulos que se cotizan en la BVC.

Temas relacionados