Protesta tiene frenada construcción de terminal de regasificación en Cartagena

Los trabajadores exigen mejores salarios y condiciones de seguridad e higiene en el trabajo. Los encargados del proyecto dicen que se cumple con la legislación colombiana que regula la actividad.

Esta imagen fue captada por una cámara de seguridad el día 27 de julio.Cortesía

Desde hace dos semanas, una protesta de trabajadores tiene en pausa los avances de las obras de la primera terminal de regasificación de Colombia que se construye en la isla de Barú, en Cartagena.

De acuerdo a la Sociedad Portuaria El Cayao (Spec), un grupo de trabajadores, apoyados por la Unión Sindical Obrera (Uso), ha realizado bloqueos y no ha permitido el ingreso a la zona “perturbando” reiteradamente el orden público. Los altercados se presentaron el pasado 27 de julio.

“Un grupo de aproximadamente 50 hombres encapuchados, identificados con banderas de la Uso, irrumpieron en nuestros predios por la fuerza, hurtaron pertenencias de los trabajadores y rompieron vidrios de vehículos e instalaciones”, señaló en un comunicado José Luis Montes, gerente general de la Spec, y añadió que la protesta era ilegal y no pacífica porque la Uso no tiene relación con la sociedad portuaria ni con el proyecto.

Por su parte, Rodolfo Vecino, miembro de la Unión Sindical Obrera, señaló el incumplimiento de algunas solicitudes realizadas en términos de salarios e higiene en el proyecto. “Los trabajadores asumieron de manera autónoma la protesta y, luego, llamaron a la Uso para la asesoría”, dijo el líder gremial.

Según Vecino, la alteración del orden público se debió a la intervención del Esmad, que “se enfrentaron a los trabajadores cuando faltaban 500 metros para llegar para llegar a donde se desarrolla la obra”.

En ese sentido, Montes expresó que la Uso desconoce “a su conveniencia” que contratistas y subcontratistas cumplen con la legislación laboral y la implementación de los estándares de calidad y seguridad y salud en el trabajo. La Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg) también rechazó la protesta de los trabajadores.

El proyecto de la primera planta de regasificación el país inició en julio de 2015 y hoy tiene un avance del 93 %. El inicio de la operación está previsto para noviembre de este año y, según informó la Spec, se han contratado 516 personas de las comunidades del ´+área de influencia directa del proyecto, duplicando incluso la cifra prevista en su inicio.

La compañía reconoce la apropiación y autonomía de las comunidades negras de su área de influencia directa, su disposición al diálogo y la defensa permanente de sus intereses y tradiciones.