Inicia el ciclo del nuevo Congreso de la República

hace 1 hora

Las protestas de los trabajadores de Claro

El supuesto aumento de carga laboral sin retribución económica, la tercerización de más de 20 mil trabajadores, argumentos a los empleados.

Trabajadores de la compañía durante la manifestación que se realizó en Bogotá. Crédito: Fabio Arias, secretario general del CUT.

El llamado lo hizo la Unión de Trabajadoras y Trabajadores de Claro y las TIC, el sindicato de la multinacional en Colombia, y fue tan fuerte que el mensaje llegó hasta Medellín, Bucaramanga, Armenia y Bogotá. Las razones se remontan al año 2009, cuando los empleados de la organización decidieron formular un pliego de cargos solicitando replantear el que para ellos era un arbitrario sistema de metas en ventas que se les exigía a los asesores comerciales, pues con cifras inalcanzables, no lograban cobrar ninguna comisión. Y esa exigencia fue tan dramática que, advierten los sindicalizados, produjo en los trabajadores altos niveles de estrés y los obligó a entrar en una verdadera "guerra del centavo" por las ventas, como ellos mismos la denominan.

"Cada vez se aumentan las metas, y por no cumplirlas cada mes están saliendo despedidos hasta 10 y 15 trabajadores, sindicalizados o no. Por eso en nuestro pliego pedimos que estas metas se rebajen", dijo Yuli Higuera, presidenta de la Unión de Trabajadores de Claro. Y agregó que el empleado despedido no tiene derecho a indemnización ni a descargos y mucho menos a un proceso disciplinario. "Por eso el pliego incluye la conformación de un comité de Relaciones Laborales, para que tengan cabida representantes del sindicato, así como un modelo de debido proceso disciplinario, uno que hoy es inexistente".

El comunicado de prensa que envió la Congregación de las Uniones Sindicales del país (CUT), deja ver que el más reciente pliego de peticiones lo envió la Unión de Trabajadores en junio de este año pero Claro se negó a negociar prefiriendo que el conflicto fuera al Tribunal de Arbitramento, advierte la CUT, y agrega que aún no ha sido convocado. Lo que hasta el momento hizo la compañía de telecomunicaciones fue adicionar al Pacto Colectivo una serie de beneficios, que no han sido especificados, y que el sindicato había solicitado en el pliego de peticiones.

Sin embargo, fuentes cercanas a la empresa aseguran que la organización tuvo todo el interés de negociar con el sindicato y que incluso hace cuatro meses se sentaron a conversar. Allí Claro dio las soluciones que creía pertinentes pero los trabajadores no quedaron satisfechos. Afirma además que las personas vinculadas a este gremio representan una poca participación con relación al número total de empleados, pues aproximadamente son cinco mil los trabajadores de Telmex y de ellos menos de 200 hacen parte de la unión que adelantó el cacerolazo.

En la protesta que se realizó este martes en las horas de la mañana frente al edificio principal de Telmex, en Bogotá, participó Fabio Arias, secretario general del CUT, quien advierte que la propuesta es justificable pues "ellos constituyeron un sindicato, presentaron un pliego de peticiones y la respuesta fue un Pacto Colectivo con Claro y desde hace 4 años vienen aumentándoles las cargas laborales, tercerizando el trabajo mediante empresas que no les reconocen los mínimos derechos laborales y les hacen una sobrecarga profesional".

Y mostró consternación al recordar que un asesor se gana como básico un salario mínimo y debe realizar 21 ventas al mes para cobrar una comisión de $300 mil adicionales. Pero si hace 20 o menos no recibe un solo peso. El Espectador intentó comunicarse con los voceros oficiales de Claro quienes afirmaron estar preparando la respuesta a la solicitud de sus empleados y un pronunciamiento en el que aclaran qué tipo de acuerdos han logrado previamente con los manifestantes.

Temas relacionados