La puja entre Fedegán y el Gobierno por el Fondo Nacional del Ganado

El gremio dice que el Ejecutivo le quitó la administración del Fondo Nacional del Ganado por criticar los acuerdos en La Habana. Minagricultura responde que lo que busca es “salvar” los recursos de ese Fondo.

Justo cuando el país ha venido conociendo los resultados del Censo Nacional Agropecuario y se les dio vía libre en el Congreso a las Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social (Zidres), una puja de marca mayor salió a relucir entre el Gobierno y uno de los gremios más fuertes del país.

En una esquina está la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán). En la otra, el Ministerio de Agricultura. Y la razón del enfrentamiento: la administración del Fondo Nacional del Ganado (FNG), encargado del manejo de la parafiscalidad del sector ganadero y lechero en Colombia, con recursos por $100.000 millones al año y que los recibe de unos 450.000 productores.

Resulta que el Gobierno tomó la decisión de quitarle la administración del FNG a Fedegán por lo que se ha considerado un manejo poco democrático. Incluso el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, manifestó en Blu Radio que había revisado “en detalle cada una de las cláusulas que tiene este contrato y algunas son realmente inaceptables para este Ministerio y no pensamos en las condiciones actuales renovar el contrato como se encuentra”.

Por eso ayer, con toda su línea directiva, Fedegán contraatacó. Dijo, ni más ni menos, que se trataba de una persecución política de parte del Ejecutivo. “La decisión del Gobierno en contra de Fedegán es un lunar en la historia institucional del país, pues nunca un gremio había sido perseguido por la expresión respetuosa de sus desacuerdos frente a la política pública y los grandes temas que afectan al sector agropecuario, como los acuerdos de La Habana”.

El gremio recalcó, una y otra vez, que “el ministro Iragorri conoció de primera mano la difícil situación de la empresa Friogán S.A., en la cual el Fondo Nacional del Ganado tiene mayoría accionaria. Precisamente por ello, la decisión de solicitar la admisión de Friogán al régimen de la Ley 1116 fue tomada con su directa participación, pues no solo la aprobó en la Junta Directiva del FNG, sino que facilitó el puente con el superintendente de Sociedades y, pocos días antes del golpe de mano contra Fedegán, anunció ante los medios esta decisión como salvadora para los recursos parafiscales”.

Por eso, El Espectador buscó al ministro Iragorri, quien respondió lo siguiente: “Vamos a buscar la forma de vender las inversiones en los frigoríficos que en nuestro concepto estuvieron mal administrados, porque llevaron a unas deudas superiores a $50.000 millones, y salvar así los recursos del Fondo, que son de todos los ganaderos de Colombia, los aportantes. En noviembre-diciembre se presentaron hechos nuevos, como fue un informe de la Contraloría en el cual advierte sobre la situación que se presenta en el Fondo. Es la primera vez en la historia que un fondo parafiscal entra en ley de reestructuración financiera o ley de quiebras, como es mejor conocida por la gente. Queremos recuperar los recursos que se le están debiendo al Fondo, que es el garante de los frigoríficos, y una vez se recuperen esos recursos, vamos a hacer la democratización de la junta del FNG, que haya representatividad de las 450.000 familias que viven del ganado”.

El ministro fue claro en que, por ahora, hay que “ver cómo está la administración por dentro, llevamos muy pocos días con el FNG y queremos revisar, hacer una auditoría especial y ver por qué llegamos a una situación de quiebra, como la que se presentó”. Por eso no habló de si la administración del FNG volverá a Fedegán, pues el gremio la tenía desde 1993.