Pulso de TV pone en riesgo $99.000 millones

En un control de advertencia, el ente de control señaló que la diferencia entre canales privados y operadores afectaría dineros públicos.

Sandra Morelli, contralora. / Archivo

Las diferencias de Caracol TV y RCN, los dos canales privados de televisión en el país, con los operadores de televisión por suscripción (en este caso Claro, Une, Directv y Telefónica) por cuenta de la retransmisión de sus señales, han ido escalando a tal punto que Sandra Morelli, contralora general de la República, advirtió que podría tener un costo muy alto para el erario.

Así lo dejó claro la semana pasada en una función de advertencia dirigida a Diego Molano, ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC); Pablo Felipe Robledo, superintendente de Industria y Comercio; Ramón Angarita, director de la Agencia Nacional de Televisión (ANTV); Carlos Pablo Márquez, director de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), y Diana Celis, gerente de Señal Colombia Sistema de Medios Públicos.

En dicho documento, de 10 páginas, el ente de control advierte que, de proseguir el conflicto en la industria hasta el punto de que los operadores retiren la señal de Caracol y RCN de sus parrillas de programación (han argumentado que no pueden aceptar las condiciones descritas por los canales para mantener un equilibrio que data de hace 15 años), se pondrían en riesgo las inversiones que el Estado ha realizado para consolidar la infraestructura y el servicio de Televisión Digital Terrestre (TDT).

“El problema fundamental estriba en que no se está garantizando, en términos prácticos, la recepción de la televisión abierta radiodifundida en forma gratuita en todo el territorio nacional”, señala la comunicación, y agrega que en dicha situación “existe evidencia de que los operadores de televisión por suscripción parecen haberse apropiado de las instalaciones comunes donde las administraciones de propiedad horizontal y similares lo han permitido”.

Según cálculos de la Contraloría, el Estado podría ver comprometidos $99.165 millones invertidos durante el despliegue de la TDT en todo el país (en infraestructura, equipos de transmisión, producción de contenidos, etc.) sin contar los montos que Señal Colombia ha venido desembolsando para el mantenimiento y administración de dicha red, que solo en 2013 ascendieron a $26.075 millones (ver facsímil).

Aunque no están cuantificadas ni son referenciadas por la Contraloría, esta situación también afectaría los cerca de $25.000 millones que los canales privados han invertido desde 2011 en infraestructura y equipos para ofrecerle al público una señal de televisión digital. Esos dineros, más los aportados por el Estado, han permitido que la señal TDT cubra hoy 47 ciudades del país y alrededor del 50% de la población colombiana.

Los funcionarios requeridos tendrán hasta esta semana para comunicarle al ente de control las decisiones que están tomando frente al tema. Al ser consultados por El Espectador, los voceros de Claro, Telefónica y Une prefirieron no comentar, debido a que la advertencia va dirigida a funcionarios públicos.

 

*El Espectador hace parte del mismo grupo de medios al que pertenece Caracol TV.

[email protected]