¿Quién ampliará a cinco carriles la Autopista Norte de Bogotá?

La obra contempla la ampliación de ese corredor hasta cinco carriles y una doble calzada de la carrera Séptima.

Peaje Andes, a la salida de Bogotá. / Archivo

En abril de este año, después de un consejo de ministros, el Gobierno Nacional le dio el aval a la Iniciativa Privada Accesos Norte de Bogotá (IP Accenorte) para comenzar a edificar el proyecto de infraestructura que busca descongestionar el tráfico por la autopista Norte y la carrera Séptima, entre Bogotá y La Caro. La razón era clara: por allí se mueve todo el tráfico que llega a la capital proveniente de Boyacá, los Santanderes e incluso la Costa.

Ocho meses después, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) adjudicó dicho contrato al consorcio conformado por Mincivil (con 57,43 %), Castro Tcherassi S.A. (13,81 %), Universal S.A. (16,70 %), Civilia S.A. (7,05 %), Integra de Colombia (4,84 %) y Ofinsa Inversiones S.A.S. (0,27 %), tras vencer a una fórmula española que también competía por el negocio.

La obra no sólo contempla la ampliación de la autopista Norte hasta los cinco carriles; también la doble calzada de la carrera Séptima, e incluye andenes y ciclovías, además de pasos peatonales. Técnicamente, la ampliación de la autopista Norte desde la calle 245 hasta La Caro (4,2 kilómetros). En el costado oriental pasará de tres a cinco carriles desde la calle 245 hasta el peaje Andes y de tres a cuatro carriles desde el peaje Andes hasta La Caro, más la construcción de una ciclorruta desde la calle 245 hasta La Caro. En el costado occidental, a la entrada a Bogotá, se ampliará de tres a cinco carriles desde la calle 245 hasta La Caro e incluye la construcción de la doble calzada en la carrera Séptima desde la calle 245 hasta La Caro y el trazado de la doble calzada de la troncal de Los Andes, que son en total 3 kilómetros. Y para completar, 20 puentes peatonales.

“Hemos venido trabajando con el gobernador (de Cundinamarca) y con el alcalde (de Bogotá) para tratar de desembotellar las entradas de Bogotá, y este es el primer logro específico”, declaró Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI. “Se espera que la obra esté lista en el 2021 y que desde Bogotá hasta La Caro el tiempo de recorrido sea de 25 a 28 minutos, cuando hoy supera los 50 minutos”, agregó.

Precisamente, el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, fue claro al señalar que con esta decisión “arrancamos el proceso de mejoramiento vial. Trabajamos en el norte, pero también en el occidente y el sur. Con esto ayudamos a los pobladores de la Sabana Centro. La ampliación de la autopista permite que se reduzcan los trancones. La ANI vio con buenos ojos incluir andenes y ciclovías para nuestros ciclistas y pasos peatonales. Agradecemos también la inclusión de la troncal de Los Andes, en Chía, que permitirá reducir problemas de movilidad”.

Sergio Echavarría, representante legal de Accenorte, que se quedó con el negocio, confirmó que el cronograma contempla un año de preconstrucción y tres de construcción, pero dejó claro que si las licencias ambientales salen más rápido, la obra podría empezarse el año que entra y de esa forma adelantar los planes. Recalcó que el dinero para financiarla corresponde a recursos propios y a un crédito con la banca local. La inversión necesaria alcanza los $457.896 millones.

En abril de este año, El Espectador había publicado que Castro Tcherassi y Equipo Universal, dos de las firmas que se encargarán de este contrato, enfrentan procesos judiciales por el escándalo de las losas de Transmilenio. Sin embargo, el mismo Andrade recalcó en dicha publicación que “si la compañía no ha incurrido en ninguna (inhabilidad), puede participar y estamos obligados a aceptar sus propuestas”.

 

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra