La radio que usted desea

Esta aplicación gratuita permite que el oyente cree una emisora propia, con su música y contenidos preferidos.

Santiago Ríos, director de Play My Way, aplicación creada por creativos paisas. / Inaldo Pérez

Comenzó como una tesis de grado para la maestría en ingeniería de la Universidad de Antioquia: un robot que clasificara las canciones según el gusto del oyente. Evolucionó, con la ayuda de un profesional de radio, en una emisora corporativa donde los empleados pudieran seleccionar su música preferida mientras trabajaban, escuchando mensajes de la empresa. Y gracias al concepto de un ángel inversionista se consolidó como una aplicación que permite al usuario crear su propia emisora.

Se llama Play My Way y es la herramienta que promete volver a enamorar a los oyentes que dejaron a un lado la radio cuando se toparon en el dial con chistes vulgares, afirmaciones ofensivas, burlas a las minorías y géneros que no concuerdan con sus gustos musicales. Porque su premisa es muy sencilla: es el oyente quien selecciona la música y el contenido que quiere escuchar.

“Los usuarios pueden armar su propio canal con los géneros que prefieran, sean tan diferentes como salsa, rock y música clásica. También lo pueden complementar con información noticiosa, frases célebres o poemas hablados. Hemos juntado lo mejor de la radio tradicional, que es el valor de la voz, con las características de la web 2.0, que es darle el poder al usuario para que haga una programación a su medida”, explica Santiago Ríos, su director.

Esta aplicación gratuita, disponible para sistemas operativos iOS (Apple) y Android, ha captado desde su lanzamiento, hace un mes, más de 2.400 usuarios que, en promedio, la escuchan cuatro horas. Desarrollada en su totalidad por un equipo de creativos paisas, su objetivo es multiplicar al cabo de un año su número de usuarios hasta los 10.000.

Para entonces, Play My Way habrá seguido su curso natural hasta evolucionar a una radio social, en la que los usuarios puedan crear audiencias propias con mensajes de 90 segundos y los anunciantes pauten de acuerdo a la lógica de nichos específicos. En conclusión, que cada quien pueda hacer la radio que siempre ha soñado.

 

 

[email protected]