Recapitalizar la banca sí, pero procedimiento divide a UE

"Grecia ya no es el problema. El problema principal ahora son los bancos", dijo este viernes una fuente europea.

Los europeos quieren presentar en la cumbre del 17 y 18 de octubre un plan común sobre la recapitalización de los bancos, pero para lograrlo deberán resolver en pocos días las diferencias que enfrentan a Alemania y Francia en esta materia.

"Grecia ya no es el problema. El problema principal ahora son los bancos", dijo este viernes una fuente europea, pocos días después de que saliera a la luz la crisis del banco francobelga Dexia, que expuso la fragilidad del sector, incluso de aquellos que habían pasado con buena nota las pruebas de resistencia en julio.

La Comisión Europea indicó este viernes que prevé presentar en "los próximos días" una propuesta que contemple "una aproximación coordinada" hacia una recapitalización de los bancos de la Unión Europea para evitar un riesgo de contagio de la crisis de la deuda.

Esta semana la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, impulsaron la medida en Bruselas. La idea es presentar un plan que se evaluará en la cumbre europea del 17 y 18 de octubre, según fuentes diplomáticas.

Pero para hacerlo deberán resolver cuanto antes sus diferencias. Con esa meta común, la mandataria alemana y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunirán el domingo en Berlín.

Las diferencias entre Alemania y Francia son de procedimiento, pero no son menores. "Berlín quiere que sea cada Estado nacional el que se haga cargo de la inyección de capital en los bancos, mientras que París busca que haya una intervención" coordinada a través del fondo de rescate europeo, señaló una fuente europea.

Francia teme que al intervenir en favor de su banca, aumente su deuda y por lo tanto pierda la nota soberana "AAA" que detenta, la mejor para un Estado, agregó la fuente.

Los bancos franceses han prestado mucho dinero a los países más endeudados de la zona euro, entre ellos Italia, y son vulnerables al efecto que podría provocar una eventual quiebra de Grecia.

En cambio, si la recapitalización de la banca se hace a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), "ahí no te bajan la nota, ya que de esa manera las garantías están mancomunadas en ese fondo solidario y tienes países como Suecia o Finlandia que te confirman la AAA", explicó.

Berlín, por el contrario, pretende que cada Estado se haga cargo de su propia banca y en múltiples ocasiones ha dicho que el fondo de rescate europeo, de una dotación de 440.000 millones de euros, debería ser utilizado como último recurso.

Los bancos alemanes vienen preparándose desde hace tiempo para enfrentar un anuncio de default en Atenas.

"Tan pronto como el sector bancario alemán sea golpeado, allí Alemania verá la necesidad de recapitalizar su banca en una acción coordinada con un FEEF fortalecido o mediante la intervención del Banco Central Europeo", opinó Diego Valiante, del Centro Político de Estudios Europeos (CEPS).

Y el tiempo apremia. "Si no se actúa rápido veremos a importantes bancos europeos caer", advirtió a la AFP.

Francia instó a los gobiernos europeos este viernes a que trabajen coordinadamente en el plan de recapitalizar a los bancos que han sufrido por la crisis de la deuda y negó que haya discrepancias con Alemania al respecto.

El ministerio de Finanzas francés aseguró que hay sintonía con Berlín sobre el hecho de que las "fuentes de capitalización deben ser en primer lugar privadas".

Otro asunto que genera divergencias es el monto necesario para recapitalizar la banca. Una fuente cercana al dossier, estima que la cifra "se acercaría a los 100.000 millones de euros", aunque otras fuentes aseguraron que el monto "no está nada claro".

Según fuentes europeas consultadas en Bruselas, los bancos también discrepan sobre si "se hace una recapitalización general o sólo" de los que tienen problemas.

Los bancos tienen miedo que al divulgarse que necesitan una inyección de capital, queden marcados y sus acciones caigan.

"En cambio si haces una ayuda general, no se sabe quiénes están mal o peor", añadió la fuente que pidió el anonimato.