Recomendaciones para que heladas y sequías no marchiten los cultivos

Las recomendaciones se encaminan a mitigar el impacto de los fenómenos climáticos en la producción agropecuaria.

Existe entre un 70 % y 75 % de probabilidad de que se consolide El NiñoArchivo El Espectador

Tomar precauciones y seguir las indicaciones de las autoridades ante la probabilidad –entre moderada y alta- de heladas y sequías producto de la posible llegada del fenómeno de El Niño, recomendó a los agricultores y ganaderos, el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia.

De acuerdo con el Instituto de Hidrología Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), existe entre un 70 % y 75 % de probabilidad de que se consolide El Niño, generando altas temperaturas y posibles sequías en varias regiones del país.

Se podría presentar una disminución brusca y significativa de la temperatura del aire en horas de la madrugada, propiciando la presencia de heladas en los altiplanos, especialmente el cundiboyacense, dice el informe de prensa del ministerio de Agricultura.

Las heladas son la ocurrencia de una temperatura igual o menor a cero grados centígrados, con lo que los tejidos de las plantas sufren daño, por lo que se recomienda utilizar variedades más resistentes.

Explica el informe que en este tipo de condiciones, se presenta un aumento de la temperatura del aire en gran parte del territorio nacional durante el día -lo que podría generar un aumento en la aparición de enfermedades de la piel, tanto en humanos como en animales-, y un descenso brusco durante la noche, lo cual implica una afectación para las actividades agropecuarias.

Es importante que los productores acaten las siguientes recomendaciones en sus actividades productivas, dice el informe de prensa:

En la ganadería: por la disminución en el consumo de forrajes y el estrés calórico e hídrico, se reduce la producción de leche, carne y en la natalidad, por lo que se recomiendan las siguientes acciones:
• Construcción de pequeños diques en depresiones y hondonadas para recoger las pocas lluvias.
• Construcción de cambuches o cobertizos para el sombrío del ganado en sabanas o praderas muy descubiertas, que eviten la deshidratación y daños en la piel de los bovinos.
• Utilización de bloques multinutricionales.
• Disminuir la carga animal por hectárea, haciendo una mejor redistribución de los animales por potrero o sacando anticipadamente las vacas de baja producción.
• Establecer planes de suplementación nutricional con subproductos como: licor o afrecho de cervecería, vinaza, contenido ruminal (mataderos), tallo o vástagos de plátano, melaza, residuos de cosecha (zanahoria, remolacha, papa, plátano, banano, yuca, etc.), pulpas y cáscaras de frutas, henos, tamos tratados con amoniaco o urea, gallinaza, porquinaza, torta de palmiste y subproductos de la industria de la yuca.
• Utilización de follajes de plantas herbóreas: acacia forrajera asociada a kikuyina aumenta la producción de leche durante el verano. Suplementando con una ración de 20 kg de king-grass por vaca, más 12 kg de acacia forrajera, las pérdidas de peso serán inferiores a las de las vacas no suplementadas, manteniendo una buena condición corporal.

En el manejo de problemas zoosanitarios se recomienda: plan de vernlifugación estratégica, control de ectoparásitos, vitaminizar, vacunaciones estratégicas, vacunaciones contra encefalitis venezolana y control de desperdicios orgánicos.

Flores

• El uso de mantas térmicas, hogueras internas y sistemas de calefacción están en la baraja de soluciones.
• Algunas especies de flores pueden ser más resistentes que otras a estos cambios de temperatura; además, debe tenerse en cuenta que en los invernaderos se toman medidas diferentes para mitigar el impacto de las heladas y en unos estas son más eficaces que en otras.

Papa 

Para conservar la humedad del suelo se debe:
• Preparar el suelo con arado de chuzo o de cincel.
• Incrementar el uso de abono orgánico.
• Mantener coberturas vivas y/o muertas en el suelo.

Maíz 

• Este cultivo es altamente susceptible a sequía y a heladas, por lo cual debe sembrarse en lotes bajos o en aquellos con mayor facilidad de riego.

Para disminuir pérdidas en la germinación se debe:

• Sembrar semilla certificada y de variedades mejoradas.
• Aumentar la cantidad de semilla por hectárea.
• Para cultivos tradicionales se recomienda siembra a "chuzo".

Para favorecer la humedad del suelo se debe:

• Evitar el sobrelaboreo del suelo, optando por la labranza mínima, cero labranza o arar con cincel.
• Incorporar residuos vegetales o materia orgánica al suelo.
• En el sistema tradicional, considerar el asocio con otros cultivos, y hacer fertilización nitrogenada con base en urea y sulfato de amonio.

Para controlar el ataque de tierreros y trozadores, se recomienda:

• El uso de cebos tóxicos para control de cogollero. Se recomienda el uso de granulados e insecticidas biológicos con base en "bacillus thuringiensis".

Hortalizas (fríjol, alverja, cebolla, habichuela, repollo, zanahoria y remolacha) 

• Se recomienda trasplantar en las últimas horas de la tarde.
• Utilización de riego.
• Utilización intensiva de materia orgánica.
• Mantener coberturas vivas y/o muertas en el suelo.
• Establecer huertas caseras por cuanto permiten un mejor manejo de los semilleros y mejor aprovechamiento del agua.
• Hacer labranza mínima.

Para prevenir el efecto de las heladas, el ministerio dice que se debe:
• Procurar las siembras en ladera y en los lotes bajos de la finca o en aquellos con facilidad de aplicar riego.

El impacto del fenómeno de El Niño se debe medir en el corto, mediano y largo plazo. Su presencia afectará principalmente labores como: cronograma de siembras, establecimiento y mantenimiento de actividades agropecuarias, consumo de agua, normal desarrollo fenológico de los cultivos, ciclo de vida de plagas y enfermedades, rendimientos, oferta y precios de los productos agropecuarios durante y después de su culminación, concluye el informe del ministerio de Agricultura.