Con recursos procedentes de Kazajistán, Friogán tiene hoy su última oportunidad

La cadena de frigoríficos creada hace 11 años tiene deudas cercanas a $70.000 millones.

Friogán fue creada hace 11 años tras la fusión de varios frigoríficos en diferentes zonas del país.  /Archivo
Friogán fue creada hace 11 años tras la fusión de varios frigoríficos en diferentes zonas del país. /Archivo

Hoy en una audiencia citada en la Superintendencia de Sociedades a las 3 de la tarde se definirá el futuro de los frigoríficos Friogán, sociedad que entró en reorganización empresarial en agosto pasado. Al tiempo, también lo hizo el Fondo Nacional del Ganado (FNG), que por respaldar las deudas de Friogán y no conseguir un acuerdo con los acreedores entró en liquidación en mayo de este año. (Lea Fondo del Ganado: liquidación sui géneris).

En las últimas semanas han aparecido varios componentes que han buscado darle un giro al caso. El 18 de abril, justo cuando vencía el último plazo para salvar la empresa, el proceso de reorganización fue suspendido para lograr un acuerdo con los acreedores y eventualmente obtener el visto bueno del Ministerio de Agricultura, que se negó a que los recursos públicos como los del FNG continuaran respaldando las deudas de Friogán. (Lea Friogán, en la cuerda floja).

El 26 de mayo se reanudó el proceso, con lo que Friogán tuvo unos días más de oxígeno, pues aseguró que en el panorama había aparecido un inversionista dispuesto a capitalizar las deudas cercanas a $70.000 millones a cambio de una participación en acciones equivalente al monto aportado, es decir, $100.000 millones que prometía. La Superintendencia de Sociedades otorgó un nuevo plazo, esta vez hasta el 30 de junio. (Lea Con inversionista, Friogán tiene un mes para salvarse).

Ese mismo día, Pedro María Moreno, el inversionista, salió a “dar la cara”, luego de que Noticias Uno reveló sus antecedentes, como una condena de 2007 por porte y tráfico de armas. Moreno fue recluido en la cárcel de Picaleña, obtuvo libertad condicional en 2008 y libertad definitiva en 2009. A hoy, además, no registra aportes al sistema de seguridad social y reconoció a este medio que no registra declaraciones de renta porque como persona natural no ha tenido los “niveles” para declarar. (Lea Posible salvador de Friogán “da la cara” y reconoce que nunca ha declarado renta).

El inversionista, representante legal de Agroindustria Pecuaria Integral, una empresa de Ibagué creada en 2015, ese 30 de junio no quiso revelar el nombre del fondo que le aprobó el crédito a través del cual consiguió los recursos. Tampoco el monto. Entonces afirmó: “Los dineros (para salvar Friogán) están en Estados Unidos, pendientes de tránsito y de la autorización para la cuenta en Panamá, para desde Panamá empezar a hacer la transferencia”. Aseguró que en ese país encontró resistencia para concluir el trámite, pues la información sobre sus antecedentes que se difundió en medios de comunicación hizo eco.

Finalmente se supo que el crédito que le fue aprobado a Moreno vino de un fondo con domicilio en Kazajistán, llamado Taza Bulak. La compañía se presenta en su portal web como un “una reputada multinacional” de financiamiento, que se encuentra trabajando con los cinco mayores puertos marítimos de Rusia. Asegura también que ha llevado inversión a proyectos de aviación, agricultura, energía e infraestructura en países como Italia, Catar, Brasil, Argentina y Columbia (sic).

Según los documentos, el crédito aprobado al señor Moreno (un mes antes de la primera prórroga de la reorganización) fue por un total de US$85 millones, es decir, unos $255.000 millones, de los cuales sólo $100.000 millones irían a la capitalización. La fecha del pago de la última cuota sería en 2023 (Ver documento del crédito). Además, consiguió dichos recursos con el respaldo de un seguro entregado por la firma OOO SK, radicada en San Petersburgo, Rusia. (Ver documento del seguro).

En respuesta a este diario, Moreno aseguró que si no se aprueba su propuesta en el marco de la reorganización, tendrá que invertir probablemente en un proyecto propio en el sector agropecuario, pues es la destinación a la que el fondo condicionó el préstamo.

La audiencia hoy en la Supersociedades se da en un contexto de interrogantes abiertos sobre el origen de los recursos; una petición del promotor de Friogán, y a la vez liquidador del FNG, Pablo Muñoz, para que se liquiden los frigoríficos (Lea A falta de acuerdo, piden liquidar Friogán); la renuncia de los abogados de Friogán (Lea Renuncian abogados representantes de Friogán); críticas de la gerencia de dicha empresa por la repercusión que la información difundida por los medios de comunicación ha generado en el proceso, entre muchos otros factores.

Friogán entró en reorganización el año pasado de la mano del Fondo Nacional del Ganado, lo que desató los reproches del Ministerio de Agricultura, con fundamento en informes de la Contraloría General de la República, por los manejos que el anterior administrador, Fedegán, le estaba dando a los dineros de la cuenta parafiscal. (Lea Nuevas reglas de juego para los recursos del agro).

Fedegán perdió este año el control del FNG, que tenía desde 1993. La decisión del Ministerio de Agricultura (que por ley presidía la junta del fondo) fue calificada por la dirigencia del gremio ganadero como el resultado de una persecución política por su oposición al proceso de paz que adelanta este Gobierno. (Lea entrevista con José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán).

Ganaderos de distintas regiones entonces pidieron la renuncia de José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, quien se mantiene firme en el cargo. El FNG entró en liquidación y hoy se sabrá si Friogán corre con la misma suerte.

 

últimas noticias