Red de cámaras toma pista

Confecámaras hará veeduría a las obras de infraestructura con el fin de evitar que se dilaten en el tiempo.

Las cámaras de comercio no serán sólo un organismo que recaude un impuesto, sino un engranaje que permita contribuir a impulsar el desarrollo económico y social del país.

Por esta razón Confecámaras, con sus 57 socios estratégicos, pondrá en marcha una red de cámaras de comercio encaminadas a promover la competitividad regional y nacional, con miras a fortalecer las exportaciones.

Así lo señaló el presidente de la entidad, Julián Domínguez, quien considera que esta gran apuesta arranca con la reducción del tiempo, en cualquiera de las sedes en el país, para la creación de una empresa, lo que permite mejorar la competitividad.

Pero la red mantendrá su programa de veedurías encaminadas a hacer un control de la ejecución de proyectos de infraestructura vial, con el fin de que se pueda evitar la modificación de los contratos y así se termine postergando la culminación de las obras. De acuerdo con el reciente estudio de Doing Business, en Colombia la ejecución de un contrato se acerca a los 1.400 días.

Otro trabajo de la red es que se fortalezcan los sectores exportadores y se renuncie a otros que no tienen la proyección para ser competitivos. La red impulsará y acompañará la creación de empresas en zonas francas cerca de los puertos del Caribe y Pacífico, con lo cual se buscará una mayor productividad a precios competitivos.

Domínguez considera que el sector de las confecciones puede ser competitivo frente al mercado chino para exportar a Estados Unidos, ya que, por la cercanía de Colombia, nuestro producto puede llegar directamente de los contenedores a las tiendas, pues las piezas ya van embaladas y listas para ser exhibidas en los mostradores.

Así mismo, propone la creación de una oficina élite en la que trabajen conjuntamente los ministerios de Transporte, Hacienda, Ambiente e Interior, con el fin de que se resuelva en el menor tiempo posible la expedición de una licencia ambiental para la construcción de un proyecto, lo que permitiría aligerar la obra.

En materia de regalías, la Red de Cámaras de Comercio acompañaría a las regiones en la formulación de proyectos regionales que permitan mejorar la competitividad de distintos sectores para impulsar las exportaciones. Para ello serán fundamentales las alianzas público-privadas.

El dirigente señaló que el Gobierno debe trabajar urgentemente para dotar al país de 2.000 kilómetros de carreteras de doble calzada, y para ello es urgente que los proyectos estén bien estructurados y se eviten las obras inconclusas.

Domínguez señaló que, para desarrollar proyectos empresariales, se requieren nuevas obras. “Si quisiéramos habilitar 20 millones de hectáreas en la Orinoquia, sería necesario movilizar 40 millones de toneladas de cal y hoy no hay por dónde transportarla. Por eso hay que hundir el acelerador para construir las carreteras necesarias”, explicó.

Las cámaras serán piezas vitales para que las locomotoras del Gobierno despeguen y contribuyan a dinamizar la economía, a través de programas de emprendimiento e innovación, que irán acompañados de la formalización de las empresas, lo que permitirá generar nuevas plazas de empleo.

Las 57 cámaras de comercio administran hoy datos de más de 3 millones de personas jurídicas y naturales y 2,4 millones de establecimientos de comercio activos.

Domínguez señaló que el país no tiene hoy problemas de recursos, pues hay cerca de $33 billones para ejecutar obras, pero debe haber un cambio de actitud y en la capacidad de ejecución, algo que hay que pensar en grande.

“En Shanghai uno de los puertos que se colmó fue reemplazado por uno con mayor capacidad en un archipiélago, para lo cual fue necesario rellenarlo y construir un puente de 35 kilómetros. Las dos obras se hicieron en dos años. Este es un ejemplo de lo que se debe hacer en el país”, explicó.

 

últimas noticias

Comenzó el Smart City Business en Medellín