Reducir gasto del Gobierno, clave para calificadoras

“Ellos dicen que para devolverle a Colombia la perspectiva estable van a darse un tiempo”, explica el viceministro técnico de Hacienda.

Las calificadoras han comenzado a advertir falencias en economía colombiana / Bloomberg

La danza del gasto mantuvo su ritmo pese a que bajó el volumen de los ingresos por culpa de la caída en el precio del petróleo. En este escenario llegó la campanada de alerta de la firma calificadora Standard & Poor’s (S&P). En el sector empresarial se encendieron las alertas y el mercado financiero está a la expectativa. El déficit externo de Colombia, en el cual insiste la calificadora, es un reflejo de que la economía interna gasta más de lo que recibe. Para que la economía se ajuste a esa caída del ingreso el sector privado y el público vienen haciendo un esfuerzo de ajuste, consideran analistas.

El Gobierno dice que hizo la tarea para que Colombia mantenga el grado de inversión. El viceministro Técnico de Hacienda, Andrés Escobar, dice que “tenemos que hacer todo el trabajo que se requiera para que Standard & Poor’s (S&P) vea que Colombia no solo hizo la tarea en 2016 sino que la seguirá haciendo para que nos devuelvan la perspectiva de negativa a estable”. La firma manifiesta preocupaciones sobre el sector externo, la implementación de los acuerdos de paz y el gasto público.

El informe de S&P señala que “si el déficit fiscal no logra reducirse lo suficiente y la deuda neta del gobierno general aumenta más de lo que esperamos con respecto al PIB, lo que reflejaría, entre otras cosas, un mayor gasto asociado con la implementación de los acuerdos de paz o un bajo desempeño inesperado del paquete fiscal, también podríamos bajar la calificación”.

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, señala que “aquí hay que montar un plan draconiano sobre el gasto. Yo he descubierto unos contratos que la verdad me tienen abrumado sobre la manera como se está derrochando el dinero”.

Escobar recordó que en materia fiscal falta crear la comisión del gasto que ordena la ley y “tenemos que cumplir con las metas de la regla fiscal como lo hemos venido haciendo”. S&P está a la expectativa de cómo recauda la reforma y cómo le va al proceso de paz, da una ventana de tiempo de 18 meses para mirar ese progreso.

El sector privado ha hecho su tarea también, en buena medida, gracias a las acciones de política monetaria del Banco de la República que ha subido la tasa de interés para moderar el gasto privado. El presidente del Consejo Gremial, Santiago Castro, consideró que esa señal de advertencia “debe ser tomada para iniciar unas acciones”. Señala que ante una escasez de ingresos, “el gobierno tendrá que pensar en recortes adicionales del gasto. Pero Colombia mantiene su grado de inversión”.

El informe de la firma calificadora insiste en que “podríamos revisar la perspectiva a estable si el déficit fiscal se reduce y la deuda neta del gobierno general y la carga de intereses mejoran más rápido de lo que esperamos, con un posible aumento en la tendencia de crecimiento del país”.

Escobar destaca que en materia externa, “vemos que este año las exportaciones vuelven a crecer y el déficit de cuenta corriente se va reducir de una manera importante”. El presidente de Analdex, Javier Díaz, indicó que se requiere “diversificar mercados y Asia es una oportunidad que tenemos que explorar ya”. Gobierno y empresarios comienzan a unir fuerzas para evitar perder uno de los tesoros más preciados de la economía colombiana: el grado de inversión.

Leonardo Villar Gómez, director de Fedesarrollo, contrario a lo que piensa la mayoría, considera que lo de S&P es muy positivo. “Lo que está diciendo es que la reforma tributaria despejó el panorama de los próximos dos o tres años, pero no fue suficiente para eliminar lo negativo y hay que seguir pendiente porque requiere que el gasto se maneje de manera cuidadosa y que el ajuste va a requerir decisiones duras”.

Colombia ha sido puesta en prueba durante 18 meses. “Ellos (la calificadora) dicen que para devolverle a Colombia la perspectiva estable, van a darse un tiempo”, explica el viceministro técnico de Hacienda.

Para meterle mano al gasto del Gobierno, Escobar insiste en que la comisión creada con la reforma tributaria debe deliberar de manera independiente como lo hizo la comisión de ingresos y el Gobierno estará dispuesto a recibir ese insumo y a implementar los cambios que sean necesarios para mejorar la calidad del gasto público. El funcionario reitera que “la austeridad en el gasto continúa y va a continuar durante este gobierno”.

El director de Fedesarrollo destaca que el gobierno tiene poco campo de acción a la hora de apretarse el cinturón. “Donde tiene flexibilidad es en inversión y en las transferencias para política social”. El resto de variables como pensiones, deuda y las transferencias territoriales no deja espacio para ajustar. Solo quedan los temas donde más duele: la inversión y transferencias para los subsidios. Cualquier ajuste grande sobre estos gastos podría tener “un costo importante en materia de reducir la pobreza”, resalta Leonardo Villar.

últimas noticias