La reforma que busca mejorar la equidad

Elevar más el IVA y que el gravamen afecte a varios productos de la canasta familiar es un tema que despierta controversia y rechazo en el Congreso. Proponen impuesto a los dividendos y a las herencias.

IVA para varios productos de la canasta familiar, es un tema que despierta rechazo en la reforma tributaria. / Bloomberg
IVA para varios productos de la canasta familiar, es un tema que despierta rechazo en la reforma tributaria. / Bloomberg

El presidente Juan Manuel Santos se propuso dos retos en su segundo mandato: alcanzar la paz y dotar al país de un estatuto tributario moderno y equitativo. Para alcanzar el segundo necesita sacar adelante el primero. El aval que ha dado la Corte Constitucional al plebiscito despeja ese panorama y envía un mensaje claro a las clasificadoras de riesgo. La paz y la reforma son dos “exigencias” de estas firmas para mantener una buena calificación de la cuarta economía de Latinoamérica.

“Podríamos bajar las calificaciones si las negociaciones de paz se demoran más de lo previsto o si acontecimientos políticos debilitan la capacidad del Gobierno para ajustar la política fiscal por medio de medidas de gasto e ingresos”, advertía unos meses atrás la firma Standard & Poor's.

La severa crisis económica de los últimos dos años, provocada por la caída de la renta petrolera, que de ser superior a $24 billones pasó a ser cero para este año y a tener que devolver unos $800.000 millones para 2017, ha llevado al Gobierno a explorar alternativas para mejorar el recaudo. La iniciativa fiscal que se presentará entre los meses de agosto y septiembre es vital para sustituir ese faltante, para garantizar ingresos más allá de 2019 y para mantener una buena calificación del riesgo. El Gobierno no ve problemas con la aprobación del nuevo código impositivo del país. Todo indica que la iniciativa llegará al Legislativo con mensaje de urgencia, lo que le permitirá asegurar su aprobación antes de concluir 2016 y que entre en vigencia desde enero del próximo año.

El texto del proyecto de ley que va a ser sometido a consideración del Congreso se encuentra en elaboración, dice un funcionario del Gobierno. Los equipos técnicos del Ministerio de Hacienda y la DIAN se encuentran calibrando el impacto sobre la economía y el recaudo de impuestos de las diferentes propuestas realizadas por la comisión de expertos y las organizaciones internacionales que han hecho recomendaciones.

“El Gobierno tramitará la reforma tributaria estructural este semestre”, reafirma un vocero del Ministerio de Hacienda. El objetivo de este proyecto es mejorar la equidad y competitividad del sistema tributario colombiano, señala un informe del Ministerio de Hacienda, en el que explica que “la reforma busca simplificar el estatuto tributario”. Todo se juega después de la última firma del proceso de paz, ahora que la Corte le dio vía libre al plebiscito, dice un congresista de la coalición afín a la administración Santos.

Una vez se concrete el acuerdo de partidos, previsto para la primera semana de agosto, y se terminen los borradores, la iniciativa se socializará con los gremios y los partidos. “Fecha como tal para presentar la iniciativa no existe, pero la segunda semana de agosto se aproxima mucho a la realidad”, dice Ángel Custodio Cabrera, senador de la Unidad Nacional que apoya al Gobierno.

“La reforma estructural deberá generar los ingresos fiscales que aseguren la sostenibilidad de las finanzas públicas en el corto y mediano plazo, en un contexto de estabilidad en la inversión pública, tal y como lo plantea el Marco Fiscal de Mediano Plazo enviado al Congreso el 15 de junio pasado”, sostiene el viceministro Técnico de Hacienda, Andrés Escobar.

El director de Fedesarrollo, Leonardo Villar Gómez, advierte que no hacer una reforma tributaria conllevaría a una pérdida de credibilidad en los mercados internacionales y el acceso a crédito se haría más costoso. “Podría generar dificultades para financiar el déficit fiscal de 2017”. Todo eso se traduce en que los inversionistas no vengan o se les tenga que pagar una tasa de interés mucho más alta (prima de riesgo).

La situación fiscal del país “es muy delicada y la reforma (tributaria) que están planteando con la comisión de expertos es totalmente equivocada”, alerta el profesor asociado de la Universidad Nacional Orlando Villabona. Dice que esa propuesta fiscal, si la acoge el Gobierno, “va a golpear a la clase media. Es una reforma muy mal ideada”. Considera que una iniciativa tributaria tiene que ser progresiva, es decir, que las personas que más ingresos reciban y más patrimonio tengan sean los que más tributen. “En Colombia, las personas de más ingresos son las que menos impuestos pagan, porque los dividendos no son gravados”.

IVA, la piedra en el zapato

La Comisión de Expertos propone elevar el IVA y que afecte a nuevos productos de la canasta familiar y ampliar la base gravable, para obtener más ingresos. Esa propuesta tiene muchos enemigos, desde los congresistas afectos al Gobierno hasta los analistas de la academia. Los primeros le han dicho al presidente Santos que es un tema descartado y los segundos consideran que “está muy mal concebido (el aumento)”.

Cabrera sostiene que el IVA a la canasta familiar no debe ir en la propuesta del Gobierno, mientras el director de Fedesarrollo y miembro del grupo de expertos argumenta que “en la Comisión lo vemos como algo necesario para mantener los programas sociales y, en ese sentido, como algo que puede tener un carácter redistributivo”. En Colombia la distribución del ingreso es muy inequitativa y “cuando se sube el IVA está golpeando a los más pobres y eso generará que el consumo caiga en los estratos más bajos”, admite Villabona.

Aunque sea con un IVA pequeño, incluir la mayor cantidad de productos posibles ayuda a reducir fuertemente la evasión tributaria, sostiene el director de Fedesarrollo. “Cuando hay productos que no tienen ningún IVA, se facilita la evasión porque quienes les venden insumos a los sectores correspondientes se salen de la cadena de la tributación”.

Lo más importante de una propuesta tributaria es el impuesto a los dividendos y a las personas naturales. Se puede considerar un impuesto a las herencias como sucede en otras economías, que en algunos casos llega hasta el 50%. En Colombia las personas naturales tributan el 33 % sobre la renta, pero con una cantidad de beneficios tributarios al final terminan cancelando el 15 % y en otros casos nada, como el caso de los dividendos, explica Villabona. Las propuestas que buscan reemplazar el impuesto sobre la renta y el CREE con un nuevo tributo a las utilidades empresariales basado en la utilidad contable resultante de la aplicación de las normas NIIF, es compleja, porque esas normas son de reciente aplicación en el país.

 

Temas relacionados
últimas noticias