¿Cómo es que la reforma pondría impuestos a servicios como Netflix o Spotify?

La idea es gravar las ventas a través del sistema financiero.

/ Bloomberg
/ Bloomberg

La aparición de las plataformas que funcionan sobre internet, conocidas como OTT (Over The Top), sin duda han puesto a temblar muchos sectores de la economía. Cabify, Tappsi y principalmente Uber han sido una turbulencia para el del transporte; Netflix ha hecho lo suyo con la industria de contenidos audiovisuales; Spotify, Deezer y otros han puesto a maniobrar –una vez más- al negocio de la música, y Airbnb cambió el sector hotelero, entre otros ejemplos. (Lea: ¿Un Uber en todos los sectores de la economía?).

Los preocupados han sido sobre todo empresas tradicionales y proveedores de internet, por cuya infraestructura viaja, por ejemplo, un contenido de Netflix, sin beneficios para Claro, Telefónica u otros. La petición ha sido “igualdad de condiciones”, lo que puede significar “quitar cargas”. Una de las que se han discutido es el aporte que hacen los canales privados o los cableoperadores para sostener la TV pública. O puede significar, como ha ocurrido en otros países, gravar los servicios de plataformas internacionales. (Lea: TV: una camisa en la que todos quepan).

La propuesta de reforma tributaria apunta a dar, por fin, algunas respuestas. Según el artículo 178, el Estado gravaría a través del sistema financiero los servicios que se presten por internet desde el exterior. Eso cubriría el suministro de hosting, almacenamiento en la nube, software y actualizaciones desde otro país; así como el acceso a información (fotos, texto, bases de datos), servicios de enseñanza y plataformas de pago en línea, entre otros. (Lea: Este es el texto completo de la reforma tributaria).

Entidades como los bancos, vendedores de tarjetas prepago (como las que existen para Netflix) y quienes recauden efectivo a cargo de terceros tendrían que retener el impuesto sobre las ventas en el momento que el usuario pague su servicio. Es decir, el banco extraería para el Estado una parte de lo que alguien, por ejemplo, paga con tarjeta de crédito por su suscripción a Spotify.

La pregunta que surge es si esas plataformas subirán las tarifas al consumidor para que sus ingresos no se vean afectados. Sería un efecto similar a lo que expertos del sector plantean que ocurrirá si, como dice la reforma, internet en estratos 1 y 2 pasa de estar exento a excluido de IVA. Estar “excluido” implica que al usuario no se le cobra más, pero la empresa proveedora de internet no tiene derecho a pedir que se le devuelva el IVA que ésta pagó en sus inversiones para poder llegar a prestar el servicio. (Lea: Propuesta de IVA a internet preocupa al sector TIC).

Es decir, podría pasar que las empresas suban sus tarifas, a la postre, para no afectar sus ingresos. Sin embargo, por ahora, el sector de telecomunicaciones se ha mostrado positivo respecto a la propuesta de gravar plataformas extranjeras. Juan Carlos Archila, director de relaciones internacionales de América Móvil (Claro), afirmó que la idea “es un reconocimiento de que las reglas deben ser iguales para todos los jugadores del sector”.

Según Marcelo Cataldo, presidente de Tigo-Une, “insistimos en la necesidad de tener una equidad entre las diferentes plataformas tecnológicas. Lo contrario sería privilegiar ciertas tecnologías sobre las demás”. La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Dian, explicó: “el impuesto a las plataformas digitales busca nivelar el campo de juego frente a los prestadores de servicios locales; en aras de la equidad, por lo tanto tendrán IVA. En ese orden de ideas, la retención en la fuente de ese impuesto se practicará a través de las entidades financieras”.

El gravamen empieza a ser conocido como el "impuesto Netflix”, pues es una de las plataformas que más ha puesto a temblar a la industria tradicional sin siquiera estar presente físicamente en el país. Otros como Uber y Deezer, en cambio, tienen representación directa en Colombia. La Dian, si pasa la reforma, tendrá que aclarar aspectos de los gravados y la forma de recaudo a través de una resolución. (Lea: El impuesto Netflix).

Entidades como la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, que ha celebrado el hecho de que las transacciones virtuales muevan actualmente más del 4% del Producto Interno Bruto del país, han decidido no pronunciarse y reflexionar sobre cómo impactaría el nuevo gravamen a este rubro de la economía. (Lea: Compras en línea son 4,08% del PIB).

últimas noticias