Reforma tributaria apenas generaría 100 mil empleos

Un estudio de la Universidad Externado y un informe del Emisor ponen en duda las bondades que prometió el Gobierno en materia de crear trabajo con la reforma al sistema de impuestos.

Según las estimaciones del Ministerio de Hacienda, el sector financiero no se verá beneficiado con la generación de empleo a partir de la reforma tributaria. / Archivo
Según las estimaciones del Ministerio de Hacienda, el sector financiero no se verá beneficiado con la generación de empleo a partir de la reforma tributaria. / Archivo

Aunque el Gobierno espera que con la reforma tributaria se puedan generar durante los próximos años entre 400.000 y un millón de puestos de trabajo formales, aún persisten las dudas de la academia y del Banco de la República sobre los cálculos estatales que ayudaron a impulsar el proyecto en el Congreso. Por la vía de reducir los impuestos a la nómina de las empresas —la cual comienza en forma desde el próximo mes—, se espera lograr este objetivo, uno de los pilares gruesos de la ley.

Sin embargo, un estudio de la Universidad Externado de Colombia titulado ¿Bajar los impuestos al trabajo genera empleo?, desarrollado por los académicos Stefano Farné y David Rodríguez, pone en entredicho los pronósticos gubernamentales de cara al desmonte de los parafiscales a las empresas. Según los cálculos de la investigación, la Ley 1607 de 2012 (reforma tributaria) no generaría más de 100.000 puestos de trabajo durante los próximos años.

Un fragmento de la investigación advierte que la reducción en las contribuciones parafiscales está “financiada por un aumento de los impuestos a los ingresos laborales de las personas naturales”. Esto significa que la oferta de trabajo puede contraerse. “Bajo estas circunstancias, es de esperar un aumento de los salarios y luego un menor efecto sobre el empleo”.

De acuerdo con los académicos, la disminución de 13,5% en los aportes que hacen las empresas a los parafiscales (que cubren salud, ICBF y Sena) dará lugar a una “regresiva redistribución del ingreso”. En el campo internacional, según el estudio, no está probado que haber reducido la carga impositiva a las nóminas de las compañías haya generado un mayor número de puestos de trabajo. Este es el caso de la Unión Europea, Argentina, Suecia, Finlandia, Chile, Perú y Turquía.

“Tanto en el informe sobre reformas tributarias de Econopubblica (2011) para la Comisión Europea como en el del Banco Mundial para Turquía se recomienda no proceder a una baja de la parafiscalidad. Más bien se sugiere reducir los impuestos al trabajo no calificado y de salario mínimo”, indica un aparte de la investigación del Externado.

Adicional a esto, cálculos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público resaltan que con la reforma tributaria, sectores como intermediación financiera, explotación de minas y canteras y suministro de electricidad, gas y agua se van a ver perjudicados en materia de generación de empleo debido al aumento de la carga impositiva a través del tributo para la equidad (CREE), con el cual se financiarán Sena, ICBF y salud. En contraste, áreas como agricultura, industria, construcción, comercio, transporte y actividades empresariales sí darían señales a la hora de generar nuevos puestos de trabajo.

Asimismo, un informe que la junta directiva del Banco de la República remitió ayer al Congreso asegura que “la reforma tributaria puede contribuir a consolidar la tendencia observada hacia un mayor empleo asalariado y una más alta proporción formal de la fuerza laboral”.

Aun así, el documento del Emisor advierte que el efecto de esta ley sobre el incremento en la creación de empleo agregado es menos claro. “Aunque la reducción de los costos sin duda favorece al trabajo asalariado formal no calificado, no hay certeza sobre qué sucederá con los demás trabajadores”.

La información económica más reciente que tiene el Banco de la República indica que desde finales del año pasado se vienen registrando mejoras en la calidad del empleo. “En estos meses (los primeros de 2013) se observa una aceleración en el crecimiento del trabajo asalariado, que a enero ascendió a 7,39% anual”.

Para 2013, y con el desmonte de los parafiscales de por medio, el Banco de la República espera un aumento en el número de ocupados y un ritmo en la reducción del desempleo “no mayor al observado en 2012. Esto implica que el comportamiento del mercado laboral del presente año no sería muy diferente al observado en promedio el año anterior”.