Reforma tributaria golpea la canasta familiar

En la Cámara Baja se propuso aprobar de un solo golpe cerca de 309 artículos de los 367 que tiene la propuesta, el 84 %. Asograsas y Fedepalma piden que los aceites queden gravados con el 5% y no con el 19%, pues se afectaría al quinto producto de mayor ponderación en la canasta familiar.

El 19 de octubre el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró que “la canasta familiar no tendrá IVA. Protegemos la alimentación y el ingreso de los hogares”. Una afirmación que en su momento fue calificada de engañosa por la Red de Justicia Tributaria y algunos actores del sector productivo.

Ayer, esta advertencia cobró fuerza y los colombianos comenzaron a hacerse a la idea de que desde febrero o marzo de 2017 tendrían que pagar más por productos básicos como el aceite y las grasas, el segundo grupo de alimentos de mayor consumo en el mundo, después de los cereales, según la FAO.

Con esa mala nueva ahora hecha realidad avanzó ayer la discusión sobre el proyecto de reforma tributaria estructural en el Congreso de la República, y contrario a lo que se dijo, sin pupitrazo, de un golpe fue aprobado un paquete de 306 artículos, de los 367 que tiene el proyecto de reforma tributaria. Así avanzó hasta que la Cámara de Representantes decidió proseguir hoy el estudio de la iniciativa, mientras en el Senado la discusión se prolongó con la alerta del senador Antonio Guerra (Cambio Radical), de que algunos productos de la canasta familiar serían afectados con más IVA. 

“El IVA, se ha dicho, es la médula de la reforma tributaria”, comentó Guerra, haciendo claridad que algunos productos de la canasta familiar, hoy día, ya tienen la tarifa general del 16 % y, en consecuencia, pasan al 19 %, como el caso de las grasas, aceites de cocina y margarinas, sopas y cremas, entre otros. Para medir el impacto de esta decisión, por ejemplo los aceites son el quinto producto alimenticio de mayor ponderación de gasto en la canasta de los hogares colombianos, según Fedepalma, uno de los gremios que se opuso a que la reforma gravara la canasta básica familiar.

Otros productos afectados con el IVA son los cereales preparados, las hortalizas y legumbres enlatadas; derivados lácteos, condimentos, salsas y aderezos; dulces, confites y gelatinas, y jugos, gaseosas y maltas. Según un cálculo preliminar de Justicia Tributaria, de aprobarse la reforma el aceite de cocina costará $125 más, los espaguetis subirán $300, las salchichas $186 adicionales y el chocolate $192 más.

El impuesto al tabaco se escalonó para dos años, cada uno con un incremento de $700.

Tras el pupitrazo arreciaron las críticas de los opositores al proyecto. El representante a la Cámara por Bogotá Germán Navas Talero (Polo Democrático) señaló que “este Congreso da risa. Todos decían que no votaban la tributaria y ahora de rodillas ante el altísimo la aprueban”. Al final, el Polo Democrático se apartó de la mayoría de congresistas y se abstuvo de votar la reforma por considerarla “excesivamente regresiva”.

Cárdenas recordó que en esta reforma se mete en cintura a las entidades sin ánimo de lucro. Sin embargo, poco se ha hablado de la situación de las iglesias. Con esta ley corresponderá a la DIAN dar el visto bueno para la constitución de este tipo de entidades y ya no se podrán repartir dividendos ni hacer contrataciones.

El ministro dijo asimismo que en la reforma se contemplan ayudas tributarias para los empresarios que construyan hoteles en municipios de menos de 200.000 habitantes y habrá exención del impuesto de renta por 20 años. Se necesita ese tipo de hoteles en ciudades como Socorro, San Gil y San Andrés, reiteró.

El coordinador de los ponentes, Alejandro Carlos Chacón, defendió la propuesta y reiteró que se protegió el bolsillo de los asalariados al concertar con el Gobierno que la carga tributaria de las personas naturales se mantenga como está vigente, con algunas modificaciones para las personas de altos ingresos. Claro, a cambio de elevar el IVA del 16 al 19 % desde 2017.

La evasión de impuestos

A pesar de que el ministro de Hacienda insistió en que esta es una reforma tributaria estructural, porque pone en el centro del debate la lucha contra la evasión, durante la sesión en la Cámara de Representantes el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, hizo reparos a la propuesta de cárcel para evasores.

Consideró que lo propuesto en la reforma permite que los evasores de impuestos sean multados sin ser castigados penalmente y que así la Fiscalía terminaría como un simple recaudador de impuestos. “El artículo que se propone en el proyecto del Gobierno es antitécnico y sin eufenismo sería un saludo a la bandera y no combatiría la evasión fiscal al proponer un tipo penal que es imposible, porque la propuesta que se ha traído penaliza al contribuyente que omita activos”.

Temas relacionados
últimas noticias