Reforma tributaria toca bolsillo de asalariados

El director de la DIAN, Santiago Rojas, señala que el sistema actual de renta para las personas naturales tiene inequidades y se trata es de acabarlas. “El que más gana es el que más paga, y sin tanto beneficio por ahí metido”, dijo.

Más asalariados tendrán que presentar declaración de renta con la propuesta de reforma.  / Cristian Garavito
Más asalariados tendrán que presentar declaración de renta con la propuesta de reforma. / Cristian Garavito

Los colombianos comenzaron a digerir la propuesta tributaria que ha presentado el Gobierno a consideración del Congreso y que contiene nuevas cargas tributarias dependiendo con el cristal con que se mire. Los pequeños comerciantes temen al monotributo y los asalariados descalifican el nuevo umbral para la presentación de la declaración de renta. Todos a la expectativa de cómo nos va a afectar el bolsillo. Bebidas azucaradas, internet, cigarrillos, combustibles y periódicos soportarán la nueva carga tributaria. Con la reforma tributaria estructural, el Ejecutivo espera tapar parte del hueco fiscal (estimado en $24 billones) que provocó, en las finanzas públicas, la desaparición de la renta petrolera por la caída del precio del petróleo.

En tributos nacionales, la iniciativa propone reestructurar el impuesto sobre la renta para personas naturales y jurídicas; pone fin al tributo sobre la renta para la equidad (CREE) y le da vida al monotributo como un régimen simplificado de pago de renta para personas naturales dedicadas al comercio al por menor y a las peluquerías. No prorroga el impuesto a la riqueza, reforma el IVA elevando la tarifa general del 16 al 19 %, da continuidad al cuatro por mil y establece una contribución parafiscal al combustible.

En cuanto a los territoriales, modifica el impuesto sobre vehículos automotores, el de industria y comercio, alumbrado público, impone límites al cobro por contribución de obra pública y estampillas territoriales. Propone la creación del impuesto al consumo de bebidas azucaradas y fortalece el tributo al consumo de cigarrillos y tabaco elaborado. Crea el impuesto a las emisiones de carbono e incentiva el uso de fuentes de energía más limpias. El viceministro de Hacienda, Andrés Escobar, califica la propuesta como una reforma que propone una “simplicidad a la hora de pagar”.

Hubo avance en el impuesto de renta para las personas jurídicas. Se pasa de una tarifa 34 %, entre renta y CREE, a una de 32 % a partir de 2019, destaca Jairo Higuita, de la firma Crowe Horwath. Escobar recuerda que actualmente las personas naturales tienen que liquidar su declaración de renta por el camino de la renta ordinaria, pero también tienen que hacer el IMAN, y éste es distinto si es asalariado e independiente. Eso se acabará y sólo habrá una forma de declarar renta. Estos cambios están propuestos para entrar en vigencia a partir de la declaración de renta de 2018.

Con la simplicidad que destaca el Gobierno llega un número mayor de personas obligadas a presentar la declaración de renta, son 440.000 personas que tienen que informar sus movimientos de capital a la DIAN. Se reduce el umbral para declarar renta a partir de 2018: actualmente 2,2 millones de contribuyentes lo hacen desde ingresos mensuales de $3,4 millones y una vez lo avale el Congreso serán cerca de 2,7 millones de declarantes a partir de un ingreso salarial de $2,7 millones.

Declaración de renta

 

El 90 % de las colombianos no presentan declaración de renta. Una persona que gana $5 millones mensuales, $60 millones anuales, va a tener que pagar una tarifa del 4 %, cerca de $2,3 millones por la anualidad. Se amplía la base de tributación y lo que busca el Estado es información para, que con el cruce de cuentas, atacar la evasión. “Todos vamos a poner un poquito”, dijo el viceministro de Hacienda. Una persona que gane $3 millones mensuales deberá cancelar cerca de $300 mil anuales, “es una pequeña contribución para que el Gobierno pueda mantener los problemas sociales y para que las empresas, que verán ligeramente aliviada su carga tributaria, generen más empleo formal”, dijo Escobar.

El director de la DIAN señala, además, que el sistema actual de renta para las personas naturales tiene inequidades, y de lo que se trata es de acabarlas. No puede ser que “con el mismo nivel de ingresos unos resulten pagando $90 millones anuales y otros $20 millones”. Con la propuesta “el que más gana es el que más paga, y sin tanto beneficio por ahí metido”. “Muy importante la eliminación de los sistemas IMAN e IMAS, que habían generado una distorsión violenta del sistema y un tema muy complejo y de poca eficiencia para las personas naturales”, dijo Jairo Higuita.

Monotributo, para control

Con este impuesto el Gobierno no busca recaudo sino control, y es optativo para los comerciantes que deben declarar el impuesto a la renta. Actualmente un propietario de negocio con locales menores de 50 metros, con ventas de $100 millones anuales, debe pagar una tarifa de 3 % y con la propuesta apenas será de 1 %.

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, destacó las bondades del impuesto, pero descalificó la propuesta de elevar la tarifa del 16 al 19 %. “Eso me parece el horror. Es un golpe a la clase menos favorecida”. Del impuesto a la gaseosa dijo que es como abrir un nuevo frente tributario: “Después le pondrán impuesto a la mantequilla porque es grasa”. Lo oscuro de la reforma es no gravar las altas pensiones y poner a tributar más los dividendos.

Temas relacionados

 

últimas noticias