Regasificadora generará 2.000 megavatios

Sector de gas natural afronta problemas de transporte. Empresarios consideran que se requiere construir una planta en el Pacífico.

En este barco se descarga el gas que produce la regasificadora. / Cortesía
En este barco se descarga el gas que produce la regasificadora. / Cortesía

El 24 de noviembre de 2016 llegó la primera molécula de gas importado al país, lo que permitirá proteger el sistema eléctrico colombiano contra eventuales sustos de apagones por fuertes presencia del fenómeno de El Niño.

Debieron pasar 143 años desde el momento en que se construyó el primer compresor que permite utilizar esta tecnología para traer gas comprimido de un lejano país a la costa colombiana. Durante los períodos de mayor consumo, los generadores térmicos de la costa Caribe incrementan su capacidad hasta 400 millones de pies cúbicos, razón por la cual el Gobierno insistió en que la construcción de la planta tendría que ser de esa capacidad, indicó José Luis Montes, gerente de la Sociedad Portuaria El Cayao. Esos 400 millones de pies cúbicos van a permitir generar 2.000 megavatios de energía.

Además de darle confiabilidad al sistema de generación térmica del Caribe, la construcción de la planta de regasificación le permite al país un ahorro de US$ 600 millones. “Si no hubiésemos contado con poder sustituir la generación con combustible líquido, al país le costaría 600 millones de dólares al año, adicionales a los 800 millones de dólares que es lo que cuesta el cargo por confiabilidad”, señaló Montes.

Esos costos por cerca de US$1.400 millones le restarían competitividad a la Costa y les pondría presión a las tarifas industriales. Otra de las razones que justifican la construcción de la planta regasificadora. Sin embargo, hay voces que reclaman la presencia de plantas alternas en el Pacífico. “Esta planta de reclasificación de la Costa tiene la finalidad de atender primordialmente las plantas térmicas a gas que están en esa zona del país. Desafortunadamente no las del interior, porque no existe el medio de transporte para llevarlo al centro del país”, dijo Ángela Montoya, presidenta de Acolgén.

El ministro de Minas y Energía, Germán Arce, destacó que con la terminal se va a disponer de una mayor oferta de gas natural “para mejorar la confiabilidad en el despacho eléctrico nacional”.

Las autoridades energéticas y los constructores de la planta consideraron que este es un hito muy importante para el país. Permitirá que el Grupo Térmico (Tebsa, Termocandelaria y Zona Franca Celsia) cuente con la infraestructura necesaria para garantizar sus obligaciones de energía en firme con gas natural importado, resaltó Montes.

“La entrada de la planta de regasificación dará un alivio a los momentos de hidrología más críticos del país y en el día a día en la generación de seguridad que se requiere, puesto que las termoeléctricas de la Costa Norte podrán entregar toda su energía disponible sin tener que preocuparse por encontrar gas natural”, resaltó Alejandro Castañeda, presidente de Andeg, el gremio de los generadores térmicos.

El 51 % del proyecto es de Promigás y el porcentaje restante de la compañía SCL Energía Activa. La concesión es por 10 años y la inversión de la obra superó los US$140 millones. La compañía considera que el cargamento de gas natural puede estar llegando cada dos meses.

 

Temas relacionados
últimas noticias