Regulador de aviación europeo declara seguro el Boeing 737 Max

Noticias destacadas de Economía

La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea dijo estar satisfecha con los cambios en la aeronave, que dejó de volar en marzo de 2019 a raíz de dos accidentes que cobraron 346 vidas.

El principal regulador de la aviación de Europa dijo estar satisfecho de que los cambios al 737 Max, de Boeing Co., hacen que el avión sea lo suficientemente seguro como para regresar a los cielos de la región antes de que termine el 2020, pese a que un cambio adicional que la agencia pidió no estará listo hasta dentro de dos años.

Tras los vuelos de prueba realizados en septiembre, la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA, por sus siglas en inglés) está realizando revisiones de documentos finales a un borrador de directiva de aeronavegabilidad que espera emitir el próximo mes, dijo Patrick Ky, director ejecutivo de la EASA.

A ello le seguirán cuatro semanas de comentarios públicos, mientras que el desarrollo de un llamado sensor sintético tardará entre 20 y 24 meses, señaló. La solución basada en software se requerirá en la variante Max 10 de mayor tamaño antes de su debut para 2022, y se incluirá en otras versiones anteriores.

“Nuestro análisis muestra que es seguro y que el nivel de seguridad alcanzado es lo suficientemente alto para nosotros. Lo que hablamos con Boeing es el hecho de que con el tercer sensor, podríamos alcanzar niveles de seguridad aún más altos”, dijo Ky en una entrevista.

Los comentarios representan el respaldo europeo más firme hasta la fecha del objetivo de Boeing de que la aeronave vuelva a operar para fin de año, tras numerosos retrasos y contratiempos. El Max, la última versión del venerable 737 de fuselaje estrecho, dejó de volar en marzo de 2019 a raíz de dos accidentes que se cobraron 346 vidas, lo que dio lugar a una crisis que le costó a Boeing miles de millones de dólares y su puesto al entonces líder ejecutivo.

Mientras que la Administración Federal de Aviación de EE.UU., el principal regulador de Boeing, se prepara para despejar el regreso del avión, las opiniones de la europea EASA tienen un gran peso, especialmente a la luz de los fallos en el proceso de certificación original que perjudicó la excelente reputación del regulador estadounidense.

Ky dijo que el sensor sintético simplificaría el trabajo de los pilotos cuando uno o ambos sensores mecánicos de ángulo de ataque en el Max fallan. El dispositivo, que controla si un avión apunta hacia arriba o hacia abajo en relación con el aire que se aproxima, funcionó mal en ambos accidentes: el primero en la costa de Indonesia en octubre de 2018 y el segundo, cinco meses después, en Etiopía.

“Creemos que en general es un buen avance que aumentará el nivel de seguridad. No está disponible ahora pero estará disponible para cuando se espera la certificación del Max 10”, dijo Ky.

Comparte en redes: