¿Renacer español?

Más allá de las decisiones que están tomando los políticos, son los empresarios quienes están hablando de crecimiento en su país. El director del Consejo Empresarial para la Competitividad de España, Fernando Casado, explica qué tan fuerte es ese positivismo.

Fernando Casado, director del Consejo Empresarial para la Competitividad de España.  / Cortesía
Fernando Casado, director del Consejo Empresarial para la Competitividad de España. / Cortesía

España vive una de las más fuertes reformas administrativas de su historia reciente. De confirmarse los planes, 57 entidades serán impactadas, ya sea porque las eliminarán, las fusionarán o simplemente porque las reducirán. La realidad es que el gobierno de Mariano Rajoy atraviesa por un mar de leva, y mientras tanto la banca lucha por salir bien librada de las críticas que le han caído encima por anunciar que asumirá millonarias pérdidas.

A la par, se revelaron las cifras de turismo, el sector económico al que tanto le está apostando el país, para, en parte, recuperar la senda de crecimiento que le ha sido tan esquiva. Y en esta ocasión, las entradas marcaron al alza. Mayo fue el mejor mes de la historia en arribos de extranjeros con 5,8 millones, un crecimiento de más del 7% en comparación con el mismo mes del año pasado. Y todo por cuenta de los ingleses y los alemanes.

Los números suben y bajan, pero la tendencia, a final de cuentas, es positiva, dice Fernando Casado, director del Consejo Empresarial para la Competitividad de España, un gremio equivalente a la Andi en Colombia y quien advierte que su país ahora sí está recobrando el camino de la recuperación. La burbuja inmobiliaria, parece que quedó a un lado, y ahora lo suyo es el conocimiento, advierte.

¿Qué está pasando con la economía española?

La percepción que hay de la economía de nuestro propio país era peor que la propia realidad. Entonces, queremos mostrar que parte de nuestra economía está creciendo, por tanto es importante, pues nos va a permitir pasar de un modelo económico basado en la construcción a uno del conocimiento, de las tecnologías de la información. Para el próximo año, nuestro PIB va a tener un crecimiento positivo después de unos 8 o 9 trimestres negativos. Y por eso, en 20 capitales del mundo estamos dando a conocer esta realidad.

¿En qué se están enfocando?

La construcción representaba un 13% del empleo total en España y el último trimestre del año pasado estuvo en 6,3%, es un ajuste importante, y esperamos y prevemos que en cuatro o cinco años se construyan más viviendas en España que Francia y Alemania juntas. El cambio es hacia sectores que vimos que tienen más expectativas en ventas y exportaciones. Esos son la automoción, porque las empresas extranjeras anunciaron sacar nuevos modelos fabricados en España, y eso es símbolo de la credibilidad en nuestra economía. También está la industria de la tecnología, la aeroespacial, la maquinaria herramienta, la agroalimentaria, los subservicios, nuestro turismo. Son los sectores con mayor crecimiento.

En cifras ¿cómo está España ahora mismo?

El problema principal es el desempleo, con un 26%, y hay que tener en cuenta que un 50% de eso proviene de la construcción, sector que fue el motor de crecimiento de los últimos 10 o 15 años. Con esta burbuja inmobiliaria se ha parado de golpe y también coincidió con la crisis financiera mundial.

Para hacerle frente a ese problema, los gobiernos han utilizado distintas políticas que nos han llevado a tener un déficit muy importante: en el 2011 fue del 9% y en el 2012 se logró reducir al 7%, un gran esfuerzo fiscal de todos y un incremento de nuestra deuda pública. Entonces, esas son las cosas dramáticas que hay que afrontar y que tanto en el ámbito empresarial como en el político, intentamos aplicar medidas y políticas para salir de esta situación lo antes posible.

La crítica que se le hace a la Eurozona es que las decisiones políticas se contradicen...

La Eurozona tiene una perspectiva de funcionamiento, y en estos últimos dos o tres años es evidente que no es fácil poner de acuerdo a 27 países, y si hablamos puntualmente de la Eurozona, las políticas que ellos consideran que se han de adoptar y que les son de su interés es un proceso lento, más lento de lo que todos quisiéramos, por eso el proyecto más importante es la unión bancaria. Parece que se está andando hacia eso; esperemos verlo el próximo año, porque le daría, digamos, un marco con un giro adecuado que le dé lo que la Eurozona necesita.

La crisis en Europa se acentúa y si antes llegaban coletazos a América Latina, ¿vendrán vientos de frente?

La verdad es que efectivamente venimos en nuestro país de una recesión del 1,4%, y parece que en toda la Unión Europea el crecimiento será de 0,2%, lo cual no deja de ser un estancamiento de la región. No obstante, nosotros somos optimistas y nuestras expectativas de crecimiento para el 2014 se centran en 0,7%; la Unión Europea habla del 0,9%.

Lo importante es que todo el mundo prevé que habrá un cambio de tendencia en cuanto a nuestro PIB el próximo año. Eso es lo que nos da esperanzas fundadas. América Latina le ha dado buenos resultados a las empresas españolas que tienen presencia allí y nos da un respiro importante.

Muchas de esas empresas han venido saliendo de Colombia. ¿Qué es realmente este mercado para los españoles?

Un eje fundamental para mantener los niveles de ingreso de renta. Se han hecho inversiones en ese mercado; las exportaciones a América Latina el año pasado crecieron un 15% a pesar de la crisis, entonces está siendo una de las salidas para no estancarnos ni en el mercado local ni en el europeo.

Los mercados de América Latina son un baluarte. Desde el Consejo estamos tratando de impulsar que no sólo sean las grandes empresas, sino también las pequeñas y medianas que ahora no tienen necesidad de ir al mercado exterior porque el local está creciendo a volúmenes rápidos. Es un mercado muy atractivo para nosotros, y por eso queremos que cada vez más empresas vayan.

[email protected]

@EdwinBohorquezA

Temas relacionados