Inicia el ciclo del nuevo Congreso de la República

hace 10 horas

¿Rentabilidad que tambalea?

La producción, que promete llegar a 10 millones de sacos este año, sigue amenazada por los bajos precios internacionales.

En septiembre de 2013 Colombia produjo 860 mil sacos de café. / Reuters

Aunque los resultados de la cosecha cafetera de los últimos meses lucen alentadores para los productores del grano, factores como los bajos precios internacionales, el alto costo de los insumos e incluso el comportamiento del dólar todavía no les permiten cantar victoria, pese a haber atravesado una larga crisis marcada por fenómenos climáticos y por el comportamiento de los mercados.

Incluso, en el aire permanece el debate sobre la viabilidad y rentabilidad de este producto tras recientes declaraciones del ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Iván Darío Lizarralde, en las que sugería no estimular nuevas plantaciones.

Las más recientes cifras del gremio cafetero dejan ver que entre enero y septiembre de 2013 la producción del grano llegó a los 7,6 millones de sacos (cifra superior en 40% a la registrada en el mismo lapso de 2012). Incluso, el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, es optimista y cree que 2013 terminará con una cosecha por encima de 10 millones de sacos. Aún así, algunos productores señalan que la rentabilidad del negocio tambalea.

“En producción y productividad creemos que el país va bien y que el trabajo institucional ha dado resultados. Hay que compensar los bajos precios con mayor productividad. Sin embargo, no deja de preocupar el panorama de precios internacionales. Es difícil obtener rentabilidad así”, comenta el director del Comité Departamental de Cafeteros del Huila, Héctor Falla.

Además, ve complicado que la región que representa —y que es primera en la producción del grano— migre a otros cultivos. “Tenemos unos caficultores de pequeñas producciones. Al sector que se salgan, seguirán siendo pequeños. Si no reacciona el precio, seguiremos sobreviviendo”.

“Acá hay que diferenciar la productividad y la rentabilidad del crecimiento del café. El ejemplo del sector es el de muchos: la oferta crece pero los precios no dan; los costos suben y no hay rentabilidad”, resalta el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, quien cree que el Gobierno sigue desconociendo la economía agrícola.

Pese a las actuales condiciones del sector, el director del Comité Departamental de Cafeteros del Cauca, Gerardo Montenegro, es optimista y ve que en el departamento que representa, la cosecha ha sido excelente. “El otro año vamos a tener una producción más grande. Los comentarios de los campesinos también lo demuestran. Desafortunadamente todo esto se cruza con un precio internacional complejo y con una tasa de cambio regular”.

Entretanto, el representante cafetero por el Valle del Cauca, Carlos Roberto Ramírez, cree que la situación para el sector continuará siendo complicada mientras continúen los actuales niveles de precios. Sin embargo, considera que la producción del grano en 2014 será plena, ya que los cafetales estarán atravesando una buena época.

Según la Organización Internacional del Café (ICO, por sus siglas en inglés), los precios del grano producido en Colombia se mantuvieron en un promedio de US$1,38 por libra durante septiembre de 2013 (en el mismo mes del año pasado este producto se cotizaba en US$1,90). Entretanto, el precio compuesto promedio de la ICO el mes anterior fue de US$1,11 por libra (en enero de 2013 este indicador estaba en US$1,35).

Frente a la coyuntura de precios, el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café de Colombia (Asoexport), Carlos Ignacio Rojas, señala que la preocupación es global. “Con esto se hace difícil que la caficultura sea sostenible para la parte más débil de la cadena: los productores. Lo que no hay por precio, existe por cantidad”. Agrega que aunque algunos expertos del sector señalan que en este momento la baja remuneración del café está tocando fondo, factores como la recuperación de Estados Unidos y de la Unión Europea serán determinantes.