A repotenciar la refinería de Apiay

La compañía MES fue autorizada por Ecopetrol para modificar la calidad del asfalto Apiay y distribuir el producto que se requiere para atender las necesidades del Programa vial 4G. Ecopetrol y la USO trabajan en el proyecto en el Meta.

La Unión Sindical Obrera (USO) y Ecopetrol trabajan para definir un proyecto que permita mejorar la calidad del asfalto Apiay y así reactivar la refinería en el Meta.

Hace algunos meses, cuando la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa Glen, prendió las alarmas sobre el peligro latente de que el país tuviera que importar asfalto, surgió una idea de la Unión Sindical Obrera (USO) para repotenciar una pequeña refinería de Apiay (Meta) y ponerla a producir el asfalto que se tendría que importar.

Esta idea, que por ahora tiene el visto bueno de Ecopetrol, elimina el riesgo de que por lo menos 1.200 personas pierdan sus empleos, ya que la decisión de liquidar la factoría se fue al congelador de la estatal petrolera.

Y es que con la salida de Shell del negocio de distribución de asfalto en el país se abrió el camino para que la empresa Modern Energy Supply (MES) ocupara este lugar y le mostrara a la USO la tecnología india de nanopartículas, un sistema que encapsula la roca del agregado que impide que ingrese el agua, que es el peor enemigo de una carretera, para mejorar la calidad del asfalto de Apiay y poder ser una alternativa para los proyectos del programa vial 4G.

La refinería de Apiay tiene una capacidad instalada para recibir 2.500 barriles diarios de crudo, pero solo está recibiendo el 60%, con lo cual esta produciendo entre 3.000 y 5.000 toneladas de asfalto, un 7% del consumo nacional.

Sin embargo, la calidad de este producto no es la mejor por tener alto contenido de cera y azufre, lo que hace que las empresas de ingeniería lo rechacen, ya que esto hace que el asfalto tenga envejecimiento prematuro, explicó el ingeniero Jorge Alberto Sánchez, quien lideraba el programa en Shell.

Para revertir esta situación y convertir el asfalto de Apiay en un producto que cumpla con las normas exigidas por Invías y por el mercado internacional, se empleará la nanotecnología de MES para mejorar el crudo proveniente de Castilla, al cual se sumará el del campo Caño Sur de propiedad de Canacol y el de Rubiales.

No obstante, para que esto sea realidad se requerirá de inversiones por parte de Ecopetrol, en la repotenciación de la refinería, las cuales podrían estar cercanas a los US$10 millones en una primera fase. De acuerdo con Ecopetrol, se está trabajando en el tema y en los próximos días se anunciará una decisión sobre el proyecto.

Entre tanto, el presidente de la USO, Edwin Castaño, señaló que la Unión Sindical considera que Ecopetrol debe participar en los proyectos de ingeniería que construirán nuevas vías y que el asfalto es un producto que debe sumarle ingresos a la compañía. Agregó que desconoce el monto de inversiones previstas para este tipo de iniciativas, pese a las reiteradas solicitudes a la empresa.

Una vez se dé luz verde al proyecto se dará un plazo de seis meses para tener a punto la factoría, lo que permitiría quintuplicar su producción y obtener otros productos para comercializarla en el país, contó Castaño.

De otro lado Alfredo Benavides, director ejecutivo de MES, señaló que la autorización de Ecopetrol a la compañía para convertirse en el cuarto distribuidor de asfalto, al lado de Incoasfaltos, Humberto Quintero Quintero y MPI, les permitirá mostrar su tecnología en este mercado.

Benavides indicó que con el uso de asfalto de mayor calidad, el mantenimiento de las carreteras 4G durante los 25 años que duran las concesiones, que hoy está calculado en $15,4 billones, se reduciría por la duración del pavimento.

De acuerdo con la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), la construcción de un kilómetro de las vías de 4G requerirá 26 toneladas de asfalto y para todo el programa se tiene previsto el uso de 78.488 toneladas, es decir, 941.858 toneladas anuales en las etapas pico del proyecto.

MES adelanta hoy pruebas de laboratorio del que será el nuevo asfalto Apiay, con el concesionario Coviandes y la firma Murcia y Murcia, con miras a utilizar este producto en lo que será la doble calzada Bogotá-Villavicencio. Así las cosas, lo anterior permitiría a la región utilizar el crudo pesado que se produce en el Meta y que es el más indicado para elaborar este insumo vital para la ejecución de las vías en el país, explicó Sánchez.

 

jchacó[email protected]

@jairochacong

 

últimas noticias

Rionegro tendrá el primer tren ligero del país

“Big Data” aplicado al campo en Colombia