En República Dominicana consideran que ley antitabaco australiana alienta bajos precios y contrabando

El 1 de diciembre de 2012, Australia se convirtió en el primer país del mundo en el que los cigarrillos se venden en cajetillas de color verde oliva, sin especificación de la marca.

La ley australiana de empaquetado genérico del tabaco socavaría los efectos argüidos por ese país en favor de la salud de su población, al tiempo que incentivaría baja en los precios, imitación y contrabando, según afirmaron fuentes oficiales de República Dominicana.

La directora de comercio exterior local, Katrina Naut, precisó que esos y otros argumentos sustentan la demanda que su país y otras naciones han elevado contra esa medida ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"La homogeneización de la presentación de los productos tabacaleros (en Australia) dificultaría la diferenciación del producto, lo que, a su vez, intensificaría la competencia de precios y, consecuentemente, se transformaría en precios más bajos", dijo.

El 1 de diciembre de 2012, Australia se convirtió en el primer país del mundo en el que los cigarrillos se venden en cajetillas de color verde oliva, sin especificación de la marca, una medida que defiende bajo el alegato de que "coincide con los pasos dados por la comunidad internacional para combatir la epidemia sanitaria global del tabaquismo".

Esa ley, sin embargo, fue impugnada por República Dominicana, Cuba, Honduras, Indonesia y Ucrania ante la OMC, donde a finales de año un tribunal arbitral acogió de manera preliminar las argumentaciones contra Australia.

"Las medidas de empaquetado genérico propuestas no solo generarían graves consecuencias para los países productores de tabaco, como la República Dominicana. Todos los demás países deben comprender que dichas medidas representan un riesgo para el sistema en general, que va más allá de los productos de tabaco y más allá de las medidas de empaquetado", explicó Naut.

En ese orden, agregó que si el empaquetado genérico fuera aceptado, todos los países miembros de la OMC estarían en riesgo de que en el futuro, cualquier nación implemente ese tipo de medidas en otros productos por motivaciones "perniciosas", tales como las bebidas alcohólicas o los alimentos procesados y los refrescos.

"Por lo tanto, la adopción de estas medidas extremas sin una base probatoria y científica creíble representa un riesgo de perjuicio a la seguridad y la previsibilidad del sistema de comercio multilateral", dijo la responsable de la Dirección de Comercio Exterior (Dicoex) dominicana.

Naut criticó que Australia, en el entendido de producir normas para proteger la salud y reducir el consumo de productos de tabaco, lo quiera hacer a su discrecionalidad.

"Consideramos que debe existir un nivel más alto de rigor al momento de emitir una norma; más aún, cuando se trata del comercio de productos que constituyen sectores sensibles de la economía de otros Estados, como lo es el caso del tabaco para la República Dominicana".

De acuerdo a datos suministrados por la funcionaria, del cultivo y el procesamiento del tabaco en la República Dominicana se benefician unas 78.900 familias, con unos 300.000 dependientes directos. En las plantaciones, agregó, la actividad incorpora más de 150.000 agricultores y jornaleros.

Aseguró que su país es el mayor exportador neto de puros del mundo, con un 8 % del total de las exportaciones locales.

"Nuestra industria del tabaco está en vías de desarrollo. Durante décadas, los productores tabacaleros dominicanos han invertido considerablemente para llegar a constituirse en los productores de tabaco de mejor calidad mundial, en particular, de puros, lográndolo con gran éxito", argumentó Naut.

Sostuvo, que el empaquetado genérico ha demostrado contribuir al incremento del comercio ilícito de productos de tabaco, así como a la comercialización de productos falsificados y, aseguró, al aumento del contrabando en países que han implementado esta medida.

"Para todos los miembros de la OMC, es sumamente importante garantizar un sistema multilateral de comercio justo, se puede lograr reemplazando estas medidas por otras alternativas y menos restrictivas", puntualizó.