Reservas de petróleo continúan a la baja

El barril no logra recuperar los US$100 en su cotización diaria.

En los últimos tiempos el crudo ha sido presa de la constante preocupación por el difícil momento que atraviesa la economía en el mundo. Malos datos macroeconómicos, rescates inesperados, reducciones en tipos de interés, conflictos en los principales campos de producción y desastres naturales han impactado considerablemente los precios del commodity, que en el caso del tipo WTI, bajo el cual se rige Colombia, no logra recuperar los US$100 por barril en su cotización diaria.

Por tal motivo la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tiende a no modificar sus niveles de producción pese a la reciente caída en los precios, con una coyuntura en la que la demanda se desacelera y las tensiones por el programa nuclear en Irán están presentes.

La tendencia negativa en las existencias del oro negro fue confirmada esta semana por los datos sobre caídas en inventarios de petróleo semanal (reservas probadas) en Estados Unidos, que estuvieron por encima de las expectativas. Según reveló la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), los inventarios descendieron 4,27 millones de barriles para llegar a 382,9 millones, frente a una previsión a la baja de 1,9 millones de barriles en la semana del 29 de junio. Dicho comportamiento se explica por un descenso en las existencias del Golfo de México tras cierres en la producción de crudo por el paso de la tormenta tropical ‘Debby’.

“Estos datos también muestran que aún hay debilidad en el consumo y básicamente lo que espera el mercado es que las medidas que han tomado los bancos centrales de China y Europa traten de dinamizar la situación”, afirmó Diego Franco, analista de Asesorías e Inversiones.

“La próxima semana el mercado continuará bajo una tendencia contraccionista frente a los inventarios de crudo, que se prevé sufran una caída de aproximadamente 3,3 millones de barriles. La situación dependerá en gran medida del nivel de oferta y demanda que en las últimas dos semanas se ha visto afectado por el cierre del estrecho de Ormuz, represalia tomada por Irán hacia los países que anunciaron que atacarán sus planes de energía nuclear, por esto los agentes del mercado deberán analizar las consecuencias en el corto y el mediano plazo para la toma de decisiones”, añadió.