Reto del Brexit: mantener las luces del Reino Unido encendidas

El Gobierno británico necesita conseguir 100.000 millones de libras (US$132.000 millones) para mantener para mantener el servicio eléctrico del país después del año 2020.

El jueves pasado el 52% de los británicos votó a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea./AFP.

Dado que en la próxima década más de una decena de plantas eléctricas dejará de operar, el Gobierno del primer ministro David Cameron ha estado trabajando en un plan de incentivos que se espera pueda atraer el dinero necesario para una nueva infraestructura eléctrica. Conseguir ese dinero será aún más difícil tras la decisión que tomaron los electores de abandonar la Unión Europea, dijo Fatih Birol, máximo responsable de la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés).

“A los responsables de tomar las decisiones no les gusta la incertidumbre, sobre todo en materia de perspectivas económicas. El sistema eléctrico del Reino Unido es uno de los más antiguos del mundo. Está envejeciendo muy rápido y tenemos que incorporar nueva capacidad”, dijo Birol en una entrevista en Londres.

Ya hay señales de inversores replanteándose proyectos británicos. Vattenfall AB, que planea construir un parque eólico de 5.500 millones de libras en las afueras de la costa este de Inglaterra, dijo estar reevaluando los riesgos de operar en el Reino Unido. PensionDanmark A/S, que también está financiando proyectos energéticos en Inglaterra, dijo que perdería el interés en nuevos acuerdos si el Reino Unido votaba por abandonar la UE.

Esto perturba los esfuerzos del Gobierno que busca atraer los 100.000 millones de libras que dice requerir para modernizar la infraestructura energética hacia finales de esta década. Actualmente, el Reino Unido, enfrenta el riesgo de un fuerte aumento de precios para este invierno boreal, ya que concluye la vida útil de una serie de plantas, según James Brand, analista de Deutsche Bank. Para el 2016 se anunció la clausura de hasta 7 gigavatios, lo que equivale al 11% de la demanda máxima del Reino Unido.

Escasez en invierno

“Ya nos preocupaba tener graves problemas para controlar el suministro eléctrico en los próximos inviernos. Ahora los desafíos acaban de empeorar”,  dijo Paul Younger, profesor de ingeniería en la Universidad de Glasgow.

Hasta el momento, el Gobierno se ha centrado en estimular la creación de nuevas plantas costeras de energía eólica y nuclear como parte de un programa para aumentar la seguridad energética, reducir la contaminación y mantener los precios asequibles. La directiva de Électricité de France SA con sede en París está considerando tomar una decisión final en cuanto a si debe o no invertir en nuevos reactores para la planta de Hinkley Point ubicada en el sudoeste de Inglaterra. Varios de los grandes parques eólicos en las costas del Mar del Norte obtuvieron financiación el año pasado.

A pesar de ello, la incertidumbre creada por la decisión del Brexit podría retrasar las decisiones de inversión en el sector energético por unos dos o tres años, dijo Simon Currie, jefe global de energía en Norton Fullbright LLP.