Revolcón en subsidios otorgados al agro, plantea ministro de Agricultura

92% de los recursos del agro se va a subsidios y apenas 8% a bienes públicos como asistencia técnica, riego, drenaje y vías terciarias,

Archivo

Un viraje a las ayudas e incentivos que otorga el Gobierno al sector agropecuario, planteó el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde.

Anticvipó que uno de los primeros cambios se hará al Incentivo de la Capitalización Rural (ICR), que a través de Finagro, el banco de segundo piso del sector, llega a los pequeños productores para realizar inversiones destinadas a mejorar la competitividad y sostenibilidad de las actividades agropecuarias.
Actualmente, el 80 por ciento de esta ayuda llega a los agricultores y tan solo el 20 por ciento a proyectos asociativos.

El ministro Lizarralde plantea que a partir de este año y de manera progresiva este incentivo se direccione en un 60 por ciento a los agricultores de manera individual y el 40 por ciento a proyectos asociativos.

“Hasta hoy del ciento por ciento de los recursos, los pequeños reciben el 80 por ciento y los proyectos asociativos a duras penas el 20 por ciento. No podemos cambiar las reglas del juego de la noche a la mañana, pero necesito que esta tendencia empiece a revertirse”, dijo el funcionario en un comunicado de prensa.

El ministro de Agricultura indicó que las cifras indican que una de las líneas del sector agropecuario ha recibido más de 7 billones de pesos en subsidios.
Pero, ¿a quién impactó?, porque cuando uno viaja a las regiones la gente reclama la presencia del Estado, que no lo está orientando ni apoyando”, dijo el ministro en el informe de prensa.

Consideró que si se descomponen esos 7 billones de pesos, con esos recursos se hubieran podido regalar a 150 mil colombianos, 15 millones de pesos por hectárea, para que sembrara 15 hectáreas.

Más aún, en cuatro años 600 mil colombianos en el campo hubieran podido recibir cada uno en 15 hectáreas, 15 millones de pesos para un proceso productivo. Algunos consumen más de 15 millones de pesos, otros menos y esa es la media: 600 mil colombianos, explicó el funcionario.

Si esos recursos los orientamos de la forma adecuada seguramente no va a beneficiar a 600 mil colombianos sino a más de 1,2 millones de colombianos. 

Destacó que en función del Producto Interno Bruto y del PIB agropecuario, Colombia es el país que más subsidios entrega al agricultor. Del 100 por ciento de lo que el Gobierno entrega al agricultor, el 92 por ciento se va para subsidios y solo el 8% para bienes públicos como asistencia técnica, riegos y drenajes, vías terciarias, conocimiento, información, formalización de la tierra, reiteró.

Lizarralde consideró que la proporción de los subsidios debería repartirse en 50 por ciento para esas ayudas y el porcentaje restante dirigidos a la economía familiar campesina para impactar de una manera positiva al mayor número de familias que están todavía en el campo.

 

Temas relacionados