La revolución del crédito virtual

La firma, que concede préstamos por medio de redes sociales, se prepara para expandir sus operaciones a México y ampliar su portafolio.

Dan Gertsacov, gerente general de Lenddo en Colombia. / Archivo El Espectador
Dan Gertsacov, gerente general de Lenddo en Colombia. / Archivo El Espectador

Hace un año la idea sonaba traída de los cabellos. A pesar de que las cifras demostraban que las personas de bajos recursos resultaban clientes fieles a la hora de pagar sus microcréditos, muy pocos confiaban en que el traslado de esa estrategia a internet pudiera tener éxito. Y menos si, al llenar un formato de referencias bancarias, se incluían los contactos de la red social Facebook.

Pero esas dudas nunca detuvieron a Dan Gertsacov, el ejecutivo estadounidense (arraigado en Colombia) que se propuso hacer de esa locura un negocio rentable. Él fue el encargado de darle vida a Lenddo, la comunidad que se basaba en la reputación de un cliente en las redes sociales para prestarle, máximo, un mes de salario. Entonces, pensó que si terminaba su primer año de operaciones con 30.000 clientes, habría valido la pena. “Aún no lo hemos cumplido y ya contamos con 50.000 afiliados y tenemos 1.000 créditos andando”, explica.

El buen recibimiento de la gente se ha traducido en la concesión de 20 a 30 créditos diarios, la integración de 15 personas para gestionar toda la operación y problemas de pago con tan solo seis clientes. Por si fuera poco, la revista británica The Economist los citó como un ejemplo a seguir en la renovación del esquema crediticio en el mundo y la consultora Accenture los premió como la compañía más innovadora del sistema financiero colombiano en 2012.

No se trata de una distinción al azar. Sus clientes son personas de estratos uno a cuatro, sin historial bancario y cero acceso al crédito, que han utilizado los recursos obtenidos vía redes sociales para pagar sus estudios, renovar sus hogares o, simplemente, ‘matar culebras’.

“Estamos formalizando a quienes tenían que recurrir a los prestamistas gota a gota y pagar intereses diarios o semanales de 20%. Ellos nos utilizan ahora para saldar esa deuda y financiarse después con nosotros”, dice, y explica que alrededor un tercio de los créditos concedidos (330.000) tienen ese destino.

Hoy en día, la operación global de Lenddo (inició en Filipinas en 2011) suma los 4.000 créditos concedidos. Una cifra pequeña si se tiene en cuenta que Colombia cuanta hoy con alrededor de 11 millones de personas de estratos uno a cuatro con una actividad constante en internet. Pero no es el único mercado en la región con proyección: a partir de abril, desde las oficinas de Bogotá se coordinará el inicio de operaciones en México, el quinto país con mayor actividad en Facebook.

La firma utilizará las mismas herramientas que les permitieron crecer a un ritmo acelerado en Colombia: su esquema de adquisición de clientes, las estrategias de marketing digital, las vías de cobranza y la joya de la corona, el algoritmo con el que gestionan el riesgo a la hora de prestar.

“Nos estamos convirtiendo en una empresa multilatina cuya base de operaciones se encuentra en Colombia”, dice Gertsacov, que señala a Perú y Brasil como las posibles fases de una expansión. Por lo pronto, Lenddo ampliará sus servicios para financiar la compra de teléfonos inteligentes: “Queremos darles a los jóvenes y trabajadores los mismos productos financieros a los que tienen acceso los más afortunados”.

 

últimas noticias