"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

Rumores, errores y otras pifias de los medios sobre crisis griega

"El Parlamento austríaco no aprueba la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF)", fue el titular lanzado por CNBC.

La espiral de rumores y especulaciones que rodea la evolución de la crisis de Grecia y su hipotética quiebra llegó el miércoles al punto de que una noticia errónea y un titular alarmista hicieron perder momentáneamente más de 100 puntos al índice Dow Jones en la Bolsa de Nueva York.

"El Parlamento austríaco no aprueba la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF)", fue el titular urgente lanzado por la cadena estadounidense CNBC sobre las 14.30 GMT.

De ser verdad, la noticia habría supuesto un duro varapalo para el futuro del mecanismo de rescate diseñado para garantizar la estabilidad del euro. El problema es que la noticia era errónea.

"Información inicial sobre el Parlamento austríaco errónea. Votación sobre ampliación del EFSF retrasada", corrigió la cadena estadounidense 34 minutos después.

Un tiempo en el que el índice Dow Jones en Wall Street cayó 112 puntos y en el que también se acumularon sudores y bajadas en las bolsas europeas.

El pánico no duró mucho y pronto quedó claro que lo que había hecho el comité financiero del Parlamento de Viena era sólo retrasar hasta octubre la votación en la Cámara sobre la ampliación de capital del EFSF, para contribuir al rescate de Grecia y de otros países de la eurozona con problemas.

El Gobierno austríaco no logró en dicho comité los dos tercios de apoyos para introducir la votación como trámite de urgencia para el 21 de septiembre, pero saldrá adelante casi con toda seguridad a primeros del mes que viene, ya que se necesita una mayoría simple y la coalición gubernamental la tiene con creces.

El error de la cadena de televisión, su impacto en las bolsas y su posterior corrección son sólo un ejemplo más de cómo muchos rumores y noticias no contrastadas en relación a Grecia y su teórica y más o menos inminente quiebra son lanzados por algunos medios como si de un anuncio oficial se tratara.

Uno de los parlamentarios de Los Verdes que votó contra la tramitación de urgencia del sufragio parlamentario del EFSF, Werner Kogler, definió para la radiotelevisión austríaca ORF lo absurdo de la situación.

"Si el Dow Jones ha caído debido a mi voto, uno se puede dar cuenta de cuán primitiva y tontamente reaccionan las bolsas. Si se hubieran informado, habrían sabido que estamos luchando por una solución europeísta que garantizaremos en el momento apropiado", denunció el político austríaco.

"¿Hemos mencionado que el mercado está como un flan en lo que se refiere a Europa?", ironizó el diario The Wall Street Journal al referirse al nerviosismo que desató la noticia errónea.

"Parece que va a ser otro día lleno hasta los topes de rumores y desmentidos que golpean al mercado de cualquier manera", resumió el prestigioso periódico económico.

En declaraciones a este mismo medio, John Canally, analista de la consultora LPL Financial, analizó lo ocurrido con la noticia de Austria como "un microcosmos de lo visto en las ultimas semanas".

"Es realmente un mercado movido por los rumores y no vamos a tener nada claro hasta que haya un plan concreto y específico en el que puedan participar todos los afectados", explicó.

Lo cierto es que muchos medios están dando espacio a rumores y fuentes anónimas, a veces en oscuros blogs de dudosa solvencia, sobre desastres económicos que no acaban de producirse.

En junio del pasado año, medios alemanes hablaban de un inminente rescate a España, el pasado agosto, el "Daily Mail" informó erróneamente de la fortaleza del banco francés Société Générale, que se hundió en la Bolsa, y hace una semana, un controvertido blog cuya autoría se desconoce hablaba de la quiebra inmediata de Grecia.

En una entrada firmada con el pseudónimo "Tyler Durden", un personaje de la película el Club de la Lucha, el blog Hedge Zero predijo que Grecia declararía el impago de su deuda durante el fin de semana, un anuncio que provocó tal revuelo que el propio Gobierno griego tuvo que correr a desmentir la noticia como "basura".

Temas relacionados