Rusia y su carrera por el esquisto

Rusia mantendrá su producción de petróleo en 10 millones de barriles diarios.
Rusia mantendrá su producción de petróleo en 10 millones de barriles diarios.

Rusia se está preparando para un boom petrolero de la misma escala del de Estados Unidos, a medida que, según uno de los altos ejecutivos de petróleo rusos, las técnicas que generaron la revolución de esquisto (rocas pequeñas en las capas del suelo) están siendo aplicadas en los depósitos de petróleo no convencional de Siberia.

Leonid Fedun, vicepresidente de Lukoil, dijo que Rusia, el segundo productor de petróleo más grande del mundo después de Arabia Saudita, podría mantener la producción de crudo de 10 millones de barriles diarios durante años, a medida que la producción que provendría del Esquisto Bazhenov, de Siberia, equilibra la caída en la producción de los yacimientos maduros.

Sin embargo, dijo que este desenlace dependía de los recortes a los impuestos con los que el gobierno ha prometido que favorecerá a la industria. Los ministros han propuesto una excepción con respecto a los onerosos impuestos sobre la extracción mineral para los grupos que decidan perforar en el Bazhenov.

Fudun le dijo al Financial Times que el objetivo del presidente Vladimir Putin de mantener la producción de petróleo de Rusia en 10 millones de barriles diarios hasta 2020 era “absolutamente realista, pero sólo si se introducen estas innovaciones tributarias”.

Los expertos durante mucho tiempo han puesto a Rusia en el primer lugar, o en uno de los primeros lugares, de la lista de países con el potencial de replicar la revolución de esquisto de Norteamérica. Tiene enormes recursos no convencionales, una industria petrolera sofisticada y poca oposición ambiental, que ha detenido el avance del esquisto en algunos países europeos.

Los analistas del Bank of America Merrill Lynch dicen que el Bazhenov podría generar 500.000 barriles diarios, que equivalen al 5% de la producción actual de Rusia, y generar recaudos tributarios para el gobierno de US$7.000 millones al año.

La mayoría de las grandes compañías petroleras de Rusia, como Lukoil, su productor privado más grande; Rosneft y Gazprom Neft, tienen tierras en Bazhenov y han iniciado proyectos para comenzar a explotar sus recursos.

Sin embargo, no será fácil llegar allá. Las plataformas capaces de realizar perforación horizontal no están tan a la mano en Siberia como en los Estados Unidos y hay muchas incertidumbres en torno a temas geológicos, determinantes para la explotación.

Temas relacionados
últimas noticias