Sabemos que no sabemos nada

Dos reveladores estudios prueban cómo el trabajo en el liderazgo hace que las empresas más grandes del mundo sean las exitosas.

En las últimas cuatro semanas se conocieron dos importantes estudios globales sobre el liderazgo empresarial.

Hay Group divulgó “Best Companies for Leadership”, por octavo año consecutivo, que incluye un escalafón de las 20 mejores empresas del mundo en liderazgo. Este año lo encabeza Procter & Gamble, seguido de Microsoft, General Electric y Coca-Cola. En América Latina muestra a Unilever, IBM y General Electric en los primeros tres lugares.

La investigación compara la práctica del desarrollo de liderazgo de las compañías de la medición con la práctica de las restantes. Según Hay Group, mientras el 73% de las empresas del listado brinda oportunidades, en todos los niveles de la organización, para practicar y desarrollar las habilidades de liderazgo, sólo el 47% de las restantes lo hacen. Entre las diferencias de práctica entre las Top 20 y las restantes se destaca la gestión de sucesores para las posiciones críticas (lo hace el 85% de las Top 20 vs. el 55% de las restantes), la ejecución de programas de desarrollo de liderazgo efectivos (84 vs. 62%), el fuerte trabajo de los líderes para conectar personas con proyectos que son significativos para ellos (82 vs. 61%) y la dedicación de tiempo de los altos ejecutivos al desarrollo de otros (74 vs. 48%).

Por su parte, Harvard Business Publishing —la división de publicaciones de la escuela de negocios de Harvard— dio a conocer los resultados de otra encuesta a más de 800 ejecutivos de compañías globales. El hallazgo principal fue que sólo el 32% de los ejecutivos encuestados piensan que su organización tiene un liderazgo con el talento y las capacidades necesarias para lograr los objetivos estratégicos.

“El desarrollo del liderazgo”, señala el informe, “es percibido cada vez más como una palanca estratégica para las organizaciones”. El 43% de los ejecutivos consultados señalaron que el principal objetivo del desarrollo del liderazgo es poseer la capacidad organizacional para llevar adelante la transformación del negocio.

El liderazgo importa y escasea

La publicación casi simultánea de dos informes sobre el estado de la práctica del liderazgo en el mundo, por parte de dos reconocidas firmas dedicadas a su desarrollo, es una demostración más de la importancia real que se le atribuye al tema en los países desarrollados. El liderazgo importa y por eso las organizaciones invierten tiempo y dinero en saber en qué medida se necesita y cómo se crea y se expande.

Aunque globales, los resultados de los estudios mencionados reflejan un estado de cosas que coincide con el que hemos apreciado en nuestra práctica profesional en América Latina: para convertir el crecimiento que han experimentado las organizaciones de la región en prosperidad sustentable se necesita más liderazgo y éste es cada vez más escaso.

Vale decir, la realidad parece ser la misma para las organizaciones que compiten en la arena global y las de nuestra región. El liderazgo es un factor clave de progreso organizacional y existe un déficit alarmante. Lo diferente es lo que sabe de ese déficit crucial en uno y otro mundo.

Y en Colombia, ¿qué pasa?

En América Latina el liderazgo también se ha convertido en un tema ‘trending’. Sin embargo, mientras en el mundo desarrollado se le mide, se conoce la magnitud del déficit y sus causas-raíz, y se sabe qué hacer al respecto, en nuestra región el tema no ha salido todavía de la retórica. Intuimos el problema, pero no sabemos sus dimensiones, qué lo determina y mucho menos qué podríamos hacer al respecto. El estudio “Prácticas de liderazgo en Colombia”, que está realizando la Universidad Católica de Chile y Xn International Inc (www.xn-consultores.com) es un primer paso para salir de esta situación, en la que por ahora sólo sabemos que no sabemos nada.

Temas relacionados