Sacyr cae 6,8% en bolsa por ruptura de negociaciones sobre Canal de Panamá

Más moderada ha sido la bajada de Impregilo, que se ha dejado un 1 % en la bolsa de Milán.

La ruptura de las negociaciones entre Grupo Unidos por el Canal (GUPC) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) provocó una caída de un 6,86 % de la cotización en bolsa de la empresa española Sacyr, que junto con la italiana Impregilo, lidera dicho consorcio.

Pese a reconocer que de forma "responsable y razonable" no pueden hacer nada más para resolver las discrepancias con ACP respecto a un sobrecoste de más de 1.600 millones de dólares del proyecto, indicó que no renuncia a retomar el diálogo en busca de acuerdo.

Después de que haya expirado el plazo que se dieron ambas partes para intentar alcanzar una solución que permitiese continuar con los trabajos de ampliación -ya ejecutados a casi el 80 %-, el consorcio GUPC confirmó hoy el fracaso de las negociaciones, lo que deja la obra y 10.000 puestos de trabajo en el aire.

Sin embargo, la ACP insinuó en más de una ocasión que estaría dispuesta a contratar personal que ya está trabajando en la ampliación de la vía interoceánica.

Este desenlace contrasta, sin embargo, con las declaraciones realizadas el pasado lunes por el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, quien aseguró que ambas partes estaban cerca de llegar a "una feliz conclusión". Una declaración que hizo repuntar las acciones de Sacyr un 6,19 %.

Nada más lejos de la realidad. Después de 4 años de obras, el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, aseguró a EFE que "de verdad, de manera responsable y razonable, el consorcio no puede hacer nada más".

Añadió que, a pesar de estar dispuesto a hacer "un gran esfuerzo financiero y cofinanciar los imprevistos", la ACP rechazó las propuestas que le hizo el consorcio "sin dar alternativa viable para el consorcio".

Asimismo, subrayó que "la vida sigue" y que el proyecto de ampliación del Canal de Panamá representa una "pequeña parte" de la cartera de la compañía.

La respuesta de la Autoridad del Canal de Panamá no se ha hecho esperar y la entidad ha denunciado la "posición inflexible" del consorcio a la hora de lograr un acuerdo financiero para reflotar la ampliación de la vía, y le ha exigido al contratista respetar el contrato y "reanudar" de inmediato las obras que ya suspendió por completo.

Las propuestas para buscar una solución pasaban por una aportación de 100 millones de dólares y otro nuevo aporte de 400 millones que se financiarían, mientras que la Autoridad del Canal desembolsaría otros 100 millones y aprobaría una moratoria de la devolución de 785 millones en pagos anticipados.

A pesar del desencuentro, el consorcio -integrado además por la belga Jan de Nul y la panameña CUSA- no se resiste a abandonar la posibilidad de alcanzar un acuerdo de colaboración que resuelva el conflicto.

Todo ello en medio de rumores que apuntan a contactos entre las autoridades del Canal de Panamá y la constructora americana Bechtel, que perdió el contrato frente a Sacyr, o a la posibilidad de que la propia autoridad del canal sea la encargada de rematar los trabajos.

Con respecto a los más de 1.625 millones de dólares de sobrecostes, el consorcio reitera que "es una carga de tal magnitud que ningún contratista o empresa privada puede soportarla por sí misma" y advierte de que "sin una solución inmediata" las partes se "enfrentarán a años de disputas ante los tribunales sobre los pasos que han llevado el proyecto al borde del fracaso".

Este revés se ha trasladado con carácter inmediato a la cotización de Sacyr, que ha cerrado la sesión con un recorte del 6,86 % hasta los 3,61 euros por acción, la mayor caída en el índice del mercado, IBEX 35, y de la bolsa española en la sesión de hoy.

Más moderada ha sido la bajada de Impregilo, que se ha dejado un 1 % en la bolsa de Milán.

Tras conocerse la noticia, la ministra española de Fomento, Ana Pastor, reclamó "responsabilidad" a las partes y advirtió que "lo peor sería que la obra no continuara", mientras que el titular de Economía, Luis de Guindos, aseguró que el Gobierno intentará minimizar el "impacto" para el contribuyente de las fianzas y avales aportados a Sacyr en 2009 para que optase a las obras del Canal.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) Antonio Tajani mostró su "sorpresa" por el anuncio de la ruptura de negociaciones y pidió a las partes que "reconsideren sus posiciones".

 

Temas relacionados