Salida de Dilma Rousseff no afectaría la economía colombiana

La bolsa local cerrando al alza, un comercio exterior pequeño con Brasil y flujos de capitales inalterados, muestra que la destitución tendrá pocos efectos sobre la economía nacional.

El Fondo Monetario Internacional espera que el PIB de Brasil se contraiga 3,3 %. / Bloomberg
El Fondo Monetario Internacional espera que el PIB de Brasil se contraiga 3,3 %. / Bloomberg

Ya es oficial: Brasil comienza una nueva era política y económica. La destitución de la saliente presidenta Dilma Rousseff por parte del Congreso de este país ratifica a Michel Temer como el nuevo jefe de estado. Deberá asumir el manejo de una nación que se encuentra en uno de sus peores momentos económicos: déficit fiscal que superó al cierre del 2015 los US$32.000 millones, proyecciones de una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,3 % por parte del Fondo Monetario Internacional, márgenes de deuda que son equivalentes al 67 % del PIB del gigante suramericano.

Aunque Temer sólo estará dos años como presidente, pues en 2018 Brasil deberá convocar elecciones de nuevo, el sector económico tiene sus esperanzas puestas en este político para que reactive la economía brasileña. Además, el nuevo mandatario tendrá que sortear el terreno internacional cargando el yugo de que las principales calificadoras de riesgo, como Standard & Poor´s, Moody´s y Fitch, han llevado la nota de sus bonos de deuda pública por debajo del grado de inversión.

A pesar de su difícil situación económica, Brasil sigue siendo la economía más grande de la región. Por esto cada vez que ocurre un evento que la afecte, como el cambio de gobierno, es inevitable para los países circundantes que analicen qué efectos podrían llegarles. En el caso de Colombia, por el momento todo indica que salió bien librada. De hecho, si hay algún efecto, será difícil de percibir.

Catherine Pereira, directora del programa de Negocios Internacionales de la Universidad de la Sabana, explicó que “si bien la salida de Dilma Rousseff es un evento histórico para Brasil, y que la ratificación de Temer como presidente genera muchas expectativas, en Colombia el efecto será muy pequeño. Si bien se vienen muchos retos, por lo menos el país carioca ya tiene un gobierno fijo. Lo cual ayuda a mejorar la percepción internacional sobre esta nación y de paso también mejora la de la región”.

Para Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), “los flujos comerciales no sentirán mayor efecto. Brasil no es un socio comercial de peso para nosotros, de manera que no hay razones para pensar que las exportaciones y las importaciones sufran caídas. Sin embargo, es evidente que la salida de Dilma y la ratificación de Temer es una gran noticia, podría ser el momento en el cual la economía brasileña empiece a mover sus fichas para recuperarse y, de paso, también ayudar a las cifras de crecimiento económico de América Latina. Hay muchas expectativas de un cambio positivo, pero tardará tiempo y los efectos de corto plazo no se sentirán mucho en Colombia”.

Por su parte Camilo Pérez, gerente de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, afirmó que “la destitución de Dilma ya era un hecho para los inversionistas desde hace varios meses. Por lo que el efecto ya se descontó, pues en mayo pasado los mercados reaccionaron de manera positiva al posicionamiento de Temer. La noticia de este miércoles es tan solo la confirmación de lo que todos esperaban y no debería haber más efectos sobre este asunto. Tampoco se espera un incremento de los flujos de inversión hacia la región, esos capitales ya llegaron. Por esto, Colombia no debería experimentar ningún impacto significativo con el cambio de gobierno de la nación vecina”.

El Grupo Éxito podría ser el principal mensajero de los efectos de la destitución de Dilma Rousseff. Hace un año cerraron un importante negocio en el cual adquirió la participación mayoritaria del Grupo Pan de Azúcar, con la cual se convirtió en el principal jugador de los establecimientos de ventas minoristas brasileños. Y precisamente hace dos días emitió su reporte financiero, en el cual informó que perdió $44.688 millones en el primer semestre, y de este monto, $30.000 se deben a sus resultados en Brasil.

Frente a esto el presidente del Grupo Éxito, Carlos Mario Giraldo, le contó a este diario que “el Grupo se está acomodando al cambio político en Brasil y los beneficios de nuestra inversión llegarán en algunos años, cuando la economía se recupere. Pero a pesar de la compleja situación seguimos apostando por ese país y seguimos con nuestro plan de expansión orgánica. De hecho, implementamos el programa Aliados en Brasil bajo el nombre CompreBem, tomando la experiencia y el modelo desarrollado en los barrios populares en Colombia por Surtimax y Super Inter”.

La Bolsa de Valores de Colombia cerró con una valorización durante la jornada de este miércoles, la Bolsa de São Paulo cerró a la baja, pero según Ómar Suárez, de Alianza Valores, ninguno de los efectos se debe a la destitución de Dilma Rousseff.

Temas relacionados