'Salvavidas' para los arroceros

Tras acuerdo para poner una franja de precios, los molineros aseguran que terminarán pagando $160.000 millones del ‘subsidio’.

Según fuentes del sector arrocero, el hecho de que los molinos Diana y Roa tengan el 60% del mercado en su poder ha puesto a los productores  contra las cuerdas.  / La República
Según fuentes del sector arrocero, el hecho de que los molinos Diana y Roa tengan el 60% del mercado en su poder ha puesto a los productores contra las cuerdas. / La República

Al paro y a las peticiones de gremios como el del café, los transportadores de carga por carretera y el cacao —que ya le han costado al Gobierno más de $850.000 millones—, desde hace varias semanas se habían sumado los productores de arroz, quienes alegaban que los grandes molinos del país estaban pagando muy mal su producto, lo que estaba llevando al sector por la senda de la quiebra. Amenazaban con salir a las carreteras a protestar como lo hicieron en días pasados los caficultores en Cauca, Nariño, Huila y Risaralda.

Sin embargo, el Gobierno, el gremio de los arroceros y representantes de la industria lograron ayer en Villavicencio un acuerdo para darles estabilidad a los precios y, por supuesto, conjurar el anunciado paro. Este arreglo consiste en que desde este martes —y hasta el próximo 31 de diciembre— entrará en vigencia una franja de precios de obligatorio cumplimiento para los molineros. Ésta en el interior del país oscilará entre $122.000 y $132.000 por carga. En los Llanos Orientales el piso será de $110.000 y el techo de $120.000.

Rafael Hernández, presidente de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), aseguró que lo más importante “es haber llegado a un acuerdo con la industria. Como están el mercado nacional y el internacional, no hay tiempo de enfrentamientos”.

Adicional al acuerdo al que se llegó, Hernández dijo que el Gobierno se comprometió a dar un incentivo de almacenamiento a los arroceros y $10.000 millones para que los agricultores compren semillas y den luz verde a la ejecución de distritos de riego en zonas como Tolima, Huila y los Llanos.

Jeffrey Fajardo, director de la Cámara Induarroz de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), dijo que el acuerdo da mayor estabilidad en las reglas de juego a los industriales del arroz. “Por un lado, se van a definir precios de compra mínimos al agricultor. Con esto, los molinos van a quedar habilitados para acceder al cupo correspondiente de importaciones de este año”.

Según el representante de los industriales, el nuevo escenario da tranquilidad a los agricultores, ya que la cosecha nacional se absorbe y también se garantiza a los molinos no tener que pagar un cereal caro para tener que venderlo después a un precio inferior.

Fajardo dijo que “acá no se comprometen subsidios del Gobierno. Los pagan las industrias y los precios van a ser superiores a los de mercado”. De acuerdo con la Cámara Induarroz, la industria que procesa el cereal demanda al año en promedio 2 millones de toneladas (cerca de 16 millones de cargas de 125 kilos).

Esto significa, según los cálculos de la industria, que si cada carga recibe un precio adicional de $10.000, se terminarían pagando este año subsidios que rondan los $160.000 millones.

Entretanto, otra fuente de la industria arrocera —que pidió no ser citada— manifestó que el acuerdo entre molinos y productores tiene que ser avalado por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), ya que contra los industriales está cursando una investigación por presunta manipulación en los precios del cereal. “Las industrias no van a jugarle a este acuerdo si la SIC no da su aval”.

Conjurar el paro cafetero le costó al Gobierno cerca de $800.000 millones, ya que por carga de café se aprobó un subsidio de $145.000 que regirá hasta el 31 de diciembre de este año. Según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, parte de estos recursos provendrían de la Contribución sobre la Renta Empresarial para la Equidad (Cree), aprobada en la reforma tributaria.

Asimismo, detener el paro del sector cacaotero le costó $50.000 millones al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. Estos recursos se destinarán a estabilizar los precios del producto y también a la modernización del sector.

 

últimas noticias